Por Gabriela Albernaz, Corresponsal Londres.

Después de haber sido rechazado por segunda vez en el Parlamento el acuerdo que propuso la primera ministra Theresa May y faltando muy pocos días para que el Reino Unido abandone la UE, los diputados parlamentarios votaron ayer una extensión del Artículo 50 que habilita la salida de un país miembro de la UE.

De esta manera, el Reino Unido no puede salir el 29 de marzo como estaba previsto y la fecha fue postergada hasta el 30 de junio de este año.

May quiere someter su propuesta para la salida de la UE a votación por tercera vez la semana próxima, una vez de que ya fuera rechazado con contundencia el 15 de enero, por un margen de 230 votos, y el 12 de marzo, por 149.

La primera ministra espera convencer a sus colegas conservadores euroescépticos y sus socios parlamentarios del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte de que respalden su acuerdo.

En la votación de la próxima semana los diputados volverán a tomar una decisión sobre el acuerdo de la primera ministra, pero si este es rechazado nuevamente, la prórroga será más extensa puede llegar hasta después del 2020 pero será decidido por la UE.

La votación de ayer, permite a May mantener el control de los bienes comunes durante un poco más de tiempo, pero se ha visto debilitada por una serie de graves pérdidas y por el voto en contra de sus propios ministros para descartar que no se llegue a ningún acuerdo el martes.

Sin embargo su posición como primera ministra se verá fuertemente dañada si los diputados no respaldan su acuerdo en una tercera votación crucial y algunos incluso han sugerido que podría verse obligada a dimitir.

Ayer el Parlamento votó en contra de salir de la UE sin un acuerdo ya que eso impactaría de forma inmediata en la economía y todo el comercio y el ingreso de mercaderías que provienen de la UE se paralizaría.

Asimismo, se votó en contra de una enmienda que pedía el llamado a un segundo referéndum, algo que destrabaría la situación, pero el Partido Laborista, la principal fuerza de la oposición, se abstuvo argumentando que no era el momento para presionar sobre una votación pública.

Sólo 85 diputados votaron a favor de otro referéndum.

En ese sentido, el líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) en el Parlamento británico, Ian Blackford, acusó a los laboristas, de comportarse de forma «hipócrita» por rechazar apoyar una celebración otro referéndum sobre el Brexit.

Mientras tanto, los 27 Jefes de Estado de los países miembro de la UE no están de acuerdo en la cuestión de la prórroga, pero tendrían que llegar a un acuerdo unánime cuando se reúnan en una cumbre en Bruselas los días 21 y 22 de marzo.

La salida tan desordenada del Reino Unido de la UE, sigue generando incertidumbre y muchas quejas tanto de los líderes empresariales como los sindicales que esperan que se vislumbre una decisión lo antes posible debido a que esto retrasa las inversiones y se pierde el empleo.

Mientras tanto, la reacción de los ciudadanos comunes a esta altura es de hastío, aunque la mayoría cree que el Reino Unido no saldrá finalmente de la UE.

Carolina Bisgarra