El diputado nacional Felipe Solá pegó un portazo y formalizó su salida del Frente Renovador de Sergio Massa y, junto a Facundo Moyano, armó un nuevo interbloque con diez legisladores denominado Red por la Argentina, con Victoria Donda y el Movimiento Evita.

«Aquel que trabaje para separar a la oposición está trabajando para cuatro años más del Gobierno. Esos cuatro años serían letales para el país», advirtió Solá, que será el presidente del flamante espacio.

El ex gobernador bonaerense definió al flamante espacio como «un paraguas» dentro del PJ, que tiene como objetivo de «juntar gente» dentro de un gran espacio opositor.»Pensamos que los compañeros que quedaron en el Frente Renovador, van a seguir», señaló Solá, al ser consultado sobre el resto de los integrantes del bloque massista.

Durante la conferencia de prensa en la Cámara de Diputados, el legislador del Movimiento Evita Leonardo Grosso señaló: «Lo primero que nos une es una férrea convicción, como dijo Felipe, de que tiene que haber una sola oposición. Si hay dos espacios opositores estamos trabajando para el presidente Mauricio Macri y no para el pueblo argentino».

«El interbloque expresa la unidad en la diversidad entre todos los que consideramos que tiene que haber una oposición unida para ganarle a este gobierno», aseguró Grosso.

De la conferencia participaron también los diputados nacionales Facundo Moyano, Fernando Ascencio, Daniel Arroyo y Jorge Taboada, los otros cuatro que también dejaron el Frente Renovador; la legisladora Victoria Donda, alejada de Libres del Sur; los integrantes del Evita Grosso y Lucila Del Ponti; y Araceli Ferreyra y Silvia Horne, del Peronismo para la Victoria.

«No vamos a hablar de candidaturas y tampoco creemos que el camino sea la construcción de dos espacios opositores diferentes. Como dijo Felipe, con cuatro años más de Cambiemos, la realidad de los argentinos, que ya es angustiante, se va a profundizar», resaltó Moyano.

Ezequiel Bértola