La justicia federal imputó a Mauricio Macri y al ex ministro de Energía, Juan José Aranguren por querer vender “a precio vil” dos centrales termoeléctricas. La investigación se abrió por un decreto presidencial que intentó privatizar dos centrales que fueron valuadas en 400 millones de dólares por debajo de su precio real. El Juzgado Federal de Daniel Rafecas aceptó la apertura de una investigación tras la denuncia de los diputados nacionales de Unidad Ciudadana por el decreto presidencial 882/2017 que tasó las centrales termoeléctricas “Ensenada de Barragán” y “Brigadier López” por 400 millones de dólares menos de su precio real para avanzar en una posterior privatización, que finalmente quedó trunca.


Por el presunto fraude al Estado, el presidente Mauricio Macri quedó imputado juntos a los ex ministros de Energía Juan José Aranguren y Javier Iguacel, quienes tendrá que rendir cuentas ante la investigación que realizará el fiscal Gerardo Pollicita.
Según la denuncia, firmada por los legisladores Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, María Fernanda Vallejos y Adrián Grana, el decreto publicado el 1° de noviembre de 2017, tasó la central de Ensenada en 305 millones de dólares y un monto mínimo de oferta en efectivo de 229 millones de dólares. En tanto, la usina Brigadier López tuvo una valuación oficial de 207 millones de dólares con un mínimo de oferta en efectivo de 155 millones de dólares.
¿Cómo puede admitirse que el Estado Argentino enajene activos públicos estratégicos por casi 267 –Barragán- y 110 –Brigadier López- millones de dólares menos de lo que valían en 2012?”, se preguntan los legisladores en la denuncia.
Los denunciantes también hicieron foco en una serie de irregularidades en el proceso licitatorio, en la cual IECSA, en manos de Calcaterra, primo de Macri, dejó sin terminar las obras y fue indemnizada por más de 1.600 millones de pesos por el Estado justamente durante la actual presidencia de Mauricio Macri.

NG