Las intendencias bonaerenses extenderán la posibilidad de percibir gravámenes distritales en la tarifa por el suministro de energía eléctrica por seis meses tras el aplazo que ratifica el Gobierno Provincial debido a una resolución del OCEBA.

La determinación cobra trascendencia ahora pero integra el cúmulo de acuerdos suscriptos para lograr los votos necesarios durante el debate por la aprobación del Presupuesto 2019 a principios de diciembre.

La medida beneficia a las más de 200 cooperativas que funcionan en el interior de la Provincia de Buenos Aires: quienes incorporan a los tickets el costo por los diferentes servicios que prestan. Por esa vía, sostienen mutuales, sepelios y emergencias médicas, cuya cobrabilidad no pueden asegurar de otra forma.

Además, es redituable en las arcas comunales que durante años capitalizan la posibilidad de sumar tasas municipales de distinta índole, aprovechando el alto porcentaje de pago. La ecuación es sencilla y altamente efectiva: los usuarios deben abonar obligatoriamente para evitar cortes en la prestación.

La resolución original, aprobada el 8 de mayo pasado, establecía que las facturas de luz no podían contener conceptos “ajenos a la prestación del servicio de energía eléctrica”. Ahora, en un expediente similar, el organismo de control patea hasta el 1° de julio la vigencia de la medida al sostener que “a la fecha subsisten las razones invocadas” oportunamente.

Emmanuel Angelozzi