El Ministerio de Trabajo bonaerense intervino en el conflicto entre la intendencia de Carlos Arroyo y el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) y dictó la conciliación obligatoria para poner fin a un paro de actividades que se prolongó por casi un mes.

A través de un comunicado, la cartera que conduce Marcelo Villegas informó que «para resguardar la integridad general de los vecinos de Mar del Plata y la de los 230.000 turistas que eligieron la ciudad para descansar y pasar sus vacaciones en paz, se ha dictado la Conciliación Obligatoria en el conflicto entre el Municipio de General Pueyrredón y el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM)».

El conflicto entre Arroyo y los municipales generó inconvenientes en áreas de Salud, Seguridad Vial, Control Urbano, Higiene en la vía pública y mantenimiento de espacios verdes.

Entre otras cuestiones, la falta de acuerdo entre las partes generó que 15 mil vecinos de Mar del Plata no pudieran vacunarse en los centros de salud que dependen de la Comuna, unas 400 mujeres no pudieran hacer sus mamografías y se perdieron alrededor de 100.000 turnos que habían sido otorgados en las salas de salud municipal.

A su vez, la ausencia de controles viales generó caos en el tránsito y el incumplimiento de normas básicas en el estacionamiento en la vía pública. Tampoco pudieron realizarse los controles de alcoholemia en las calles, lo que puso en riesgo la seguridad de los peatones y conductores.

La disputa entre el municipio y los trabajadores se intensificó luego de que el gobierno de Arroyo aplicó un aumento, por decreto, del 14% retroactivo a diciembre. Si bien la intendencia aseguró no dar por cerrada la discusión paritaria, el STM rechazó «por unanimidad» la propuesta.

Melisa Delgado Niglia