La gobernadora saliente expresó que los próximos años no quiere «vivir de la política» y contó que está buscando trabajo. «Quiero volver a trabajar. No quisiera los próximos dos o cuatro años vivir de la política», dijo la mandataria.

De esta manera, Vidal da pistas de lo que será su futuro como dirigente política y también -claramente- otra estrategia de cara a lo que viene para diferenciarse del resto de los dirigentes políticos que buscan liderar la oposición.

En una charla que fue el cierre de la quinta edición del evento «Mujeres líderes», organizado por LA NACION y realizado en el auditorio del hotel Four Seasons, la gobernadora dijo que no tiene intenciones de alejarse definitivamente de la política, pero sí de tomarse un descanso.

«Estamos planificando unas vacaciones largas con mis hijos y, a partir de marzo, estoy buscando trabajo», sostuvo Vidal, y bromeó: «Para todas las head hunters que hay acá, se aceptan ofertas».
Y en tono serio, agregó: «Yo necesito trabajar, vivo de mi sueldo».

«Viene un tiempo lindo para todos los que somos parte de mi familia de repararnos, de estar más juntos y de disfrutar de cosas que en estos cuatro años no pudimos», dijo Vidal y contó que pasó los últimos fines de semana «embalando cajas» para dejar la casa en la que vive, en la base militar de Morón.

De la relación con su familia, también dijo, con tono de broma: «Enfrentar a mis hijos, a veces, es más difícil que enfrentar a los barones del conurbano«. Pero aseguró que siempre la acompañaron, en las buenas y en las malas, sobre todo luego de las últimas elecciones: «Esto es un trabajo, con triunfos y derrotas. Hay que desdramatizar».

Melisa Delgado Niglia