Vidal camina el conurbano para revertir el fuerte rechazo a Macri

Compartir

*Por Jorge Joury| Cuando faltan menos de dos meses para inscribir alianzas con miras a las próximas elecciones, aunque no compita, María Eugenia Vidal sigue siendo la figura que más cotiza en Cambiemos. El peso de esa responsabilidad, la obliga a jugar fuerte todo lo que pueda. Sabe que octubre está a la vuelta de la esquina. Entendió el mensaje de su jefe político, que envalentonado por la movida del 1-A en las plazas, dijo que si el Gobierno no gana las elecciones, “será un fracaso”. El Presidente apuesta a profundizar el cambio, si los resultados lo favorecen. Será por eso, que la ansiedad le ganó a Vidal y salió a la cancha por los barrios del Gran Buenos Aires. Es un secreto a voces que se pondrá al hombro la madre de las batallas. Según las últimas encuestas, Vidal, en conflicto con los gremios docentes desde hace más de un mes, ha recuperado su ponderación. Se arrima de nuevo al 58% de aceptación entre los bonaerenses. La medición lleva el sello de Insonomía, la consultora que trabaja para el oficialismo.

No obstante, el conurbano le es hostil al Gobierno.Según la consultora Poliarquía, sólo uno de cada cuatro habitantes de esa zona, aprueba la gestión del Presidente Mauricio Macri. “El Gobierno está débil en el Gran Buenos Aires y lo saben”, remarcó el consultor Alejandro Catterberg, director de la firma. “Es muy distinta la situación social y la evaluación del gobierno en el Interior. En nuestra encuesta, en el Gran Buenos Aires la imagen de Macri es del 25%, cuando en el interior y la Ciudad era 45 por ciento”, explicó el economista.

A su vez, remarcó que el Conurbano concentra “el 60% del voto de la Provincia y es donde la imagen de Cristina está más fuerte”. En efecto, la ex presidenta de la Nación concentra un 34 por ciento de intención de voto en terreno bonaerense. En la Rosada preocupan las encuestas que indican que en en el conurbano, Macri mide menos que la mayoría de los intendentes de Cambiemos. El equipo de comunicación del Gobierno aconsejó que en las próximas visitas a los municipios se busque conseguir la foto que busque un mano a mano del Presidente con los vecinos y acentúe su cercanía, sin exponerlo a caminar por las calles para prevenir situaciones negativas.

EN MARCHA LA OPERACION TIMBREO

La orden para el gabinete ampliado, más de 700 funcionarios que escucharon a Vidal en la gobernación, fue salir a izar las banderas de la gestión, con timbreos cada 15 días en todo el territorio. En su entorno comentan, que es una forma de militar y no dejar lejanía con el vecino.

Vidal sabe que en esa geografía, donde habitan los sectores más golpeados por el ajuste, la pelea será dura.

Vidal le confesó a sus primeras espadas, que mientras ellos desembarquen en las calles del Gran Buenos Aires, simultáneamente los intendentes del interior serán los encargados de encabezar los timbreos en sus distritos. La idea que disparó la gobernadora, fue que se tiene que notar que su gobierno es distinto y concreta obras.

También se acordó que los funcionarios estén acompañados por “facilitadores”, es decir referentes locales que adelanten las necesidades de los vecinos en las zonas a operar. Concretado el contacto con los pobladores, luego se hará un diagnóstico para direccionar las soluciones en el tiempo más corto posible.

EL MASSISMO TAMBIEN ALISTA SU TROPA

Desde otra de las veredas, Sergio Massa y Margarita Stolbizer reunieron a sus equipos técnicos para ir modelando la estrategia y el discurso. En un hotel céntrico participaron también del cónclave por el Frente Renovador Graciela Camaño, Gacundo Moyano, Marco Lavagna, Jorge Sarghini, Gustavo Iaies, Felipe Solá y Daniel Arroyo, entre otros.

Por el GEN participaron Omar Duclós, Marcelo Díaz. Sergio Abrevaya, Juan Carlos Juárez y Marcelo Ferreira. Massa y Stolbizer vienen profundizando su alianza sobre la creencia que crecerá la polarización entre el oficialismo de Cambiemos y el peronismo. En ese escenario, buscan consolidar un perfil de oposición constructiva que marcha por “la ancha avenida del medio”. Massa llamó a “superar la grieta” como una de las claves del mensaje. Massa además parafraseó al diputado nacional de su espacio, Ignacio de Mendiguren para quien existe “un combo explosivo”, compuesto por un dólar bajo. inflación alta y suba de tasas. Tanto Massa como Stolbizer coincidieron que en ese escenario “es imposible que el país crezca, por lo que es necesario plantear la necesidad de un cambio de rumbo en la economía”. En esa dirección, hubo fuertes críticas al gobierno de Mauricio Macri, “que parece no entender que la gente la está pasado mal, que no llega a fin de mes y que tiene que pedir plata prestada”. La pobreza también estuvo en el frente de análisis. Allí Massa explicó que en el conurbano bonaerense hay 4 millones de pobres y disparó que “el Gobierno en vez de preocuparse por esto, busca pelearse con la oposición”.

Conocedor que Cambiemos necesita un triunfo, aunque sea por un voto en la provincia de Buenos Aires, para alejar fantasmas y cimentar futuras mayorías en el Congreso, Massa se juega un pleno. Primero, deberá definir si es candidato, ya que su mandato como diputado termina este año. Caso contrario, sus espadas serán Margarita Stolbizer y su esposa, Malena Galmarini. Ya no le alcanza para sorprender si quiere ser Presidente con un tercer lugar robusto como hace un año y medio. Si no repite su papel del 2013 y gana o queda a un paso de adueñarse de la Provincia, corre el riesgo de quedarse sin nafta y ver diluir una vez más, sus aspiraciones para llegar a la Casa Rosada en el 2019.

INTERNAS CRUCIALES EN AGOSTO

En lo que tiene que ver con los nombres de los candidatos que jugarán para cada partido, aún hay muchísimas dudas. Lo único que está claro, es que el resultado en Buenos Aires definirá el futuro político de las figuras más poderosas del país. Todos tienen mucho más que perder, que ganar. Pero no pueden faltar a la cita. No solamente está en juego la pole position para el 2019, sino que algunos requieren de un buen resultado para seguir en carrera.

Las internas de agosto, serán cruciales, ya que van a definir algo más que los lugares en las listas y la general de octubre, mucho más que la próxima configuración parlamentaria.

Hay que ir reservando platea y un cartucho gigante de pochoclos, ya que las boletas estarán cargadas con los nombres de pesos pesados. Desde Cristina Fernández de Kirchner, hasta Elisa Carrió, pasando por Sergio Massa, Margarita Stolbizer, Daniel Scioili, Florencio Randazzo, Felipe Solá, Verónica Magario, Marcos Peña, Graciela Camaño, Ricardo Alfonsín, Fernando Espinoza y Nicolás Del Caño, todos ellos estarán definiendo en estas semanas si pondrán su nombre en la marquesina de la campaña legislativa más taquillera de la historia reciente.

HACIA UN NUEVO MAPA POLITICO

Faltan poco menos de dos meses para el cierre de alianzas y allí se podrá ver como queda configurado el mapa político. Y luego quedan diez días más para afinar el lápiz antes que cierren las listas. Hasta entonces se jugará a pleno sobre el terreno de las especulaciones. Uno de los laberintos más intrincados, se da en el peronísmo. Sobre esa topografía, concuerdan en la importancia de la unidad para vencer a Cambiemos y recuperar la estima en el distrito más caro. Pero todos esperan el juego de Cristina, de buenas mediciones en el segundo y tercer cordón. Ninguna estrategia se va a cristalizar hasta que mueva su carta CFK. La ex presidenta está evaluando competir por una banca en el Senado. Pero a lo que apunta, es a ratificar su preminencia en esta suerte de tembladeral en que se ve sumergido el campo popular desde la derrota del 2015.

Tanto La Cámpora, como Nuevo Encuentro y las organizaciones que le son fieles, ven en la aceptación de Cristina en el conurbano, la llave maestra de la victoria. La Matanza es el bastión kircnerista más fiel. En esa geografía, las figuras del ex intendente Fernando Espinoza y su actual sucesora, Verónica Magario son los que fogonean unificar a todo el PJ detrás de la figura de CFK.

En ese mar de especulaciones, muchos intendentes encuestas en mano, se están arrimando al fuego de este armado. Es obvio, que necesitan cerrar con CFK para garantizar el control de sus concejos deliberante y asegurar la paz en sus distritos.

LOS ESMERALDA EN VEREMOS

Otro tema a tener en cuenta es que a tan sólo cuatro meses de las elecciones primarias, el Grupo Esmeralda de intendentes comenzó a mostrar fisuras internas a partir de la presunta intención de un grupo de ellos de retirarse del armado político en torno a Florencio Randazzo. Todo es producto de las mediciones de intención de voto que en sus respectivos distritos muestran en alza al binomio Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli.

Los intendentes de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y sus pares de Esteban Echeverría, Fernando Gray, y de Almirante Brown, Mariano Cascallares, encuestas en mano, recalcularon ante la creciente popularidad de la ex presidenta. Seg{un los trascendidos, ya no tendrían motivaciones en darle aire a una construcción electoral de la que forman parte otros alcaldes del Esmeralda, el Movimiento Evita y algunos gremios de la CGT que, según suponen, se encamina a una derrota segura en las PASO. Hay quienes aseguran que los rumores de ruptura del agrupamiento, surgieron a partir de las visitas de Scioli a los territorios de Insaurralde y de Gray, y a la ausencia de representantes de este subgrupo de intendentes del Esmeralda en las reuniones de campaña de la nueva corriente “randazzista”.

No obstante a que siempre renegaron del kirchnerismo en su fase cristinista, analizan que brindarle un apoyo explícito a una opción que tiene las de perder en sus respectivos municipios en el marco de un escenario de abierta polarización sería un suicidio político o al menos un retroceso ante su propia base electoral.

En ese escenario, ya no les entusiasma la idea de participar de una lista que confronte con el kirchnerismo duro en las PASO. Por el contrario, ahora se han fijado como meta “lograr una lista de unidad” entre todos los sectores.

Desde otra de las veredas, los intendentes de San Martín, Gabriel Katapodis; de Hurlingham, Juan Zabaleta y de Bolívar, Eduardo “Bali” Bucca, exigen primarias y están decididos a jugar sus fichas por el ex ministro del Interior y Transporte.

Los tres participaron de los encuentros proselitistas que tuvieron lugar días atrás en Junín y Zárate y tienen pensado repetir en Bolívar y Mar del Plata, las próximas paradas del tren de campaña “randazzista” durante este mes de abril.

PREOCUPACION EN LA CASA ROSADA

Frente a este cuadro de situación, Mauricio Macri está preocupado porque le faltan candidatos bonaerenses.La historia es difícil que se le repita. Hace dos años apostó por una desconocida, María Eugenia Vidal, que en medio de circunstancias excepcionales, ganó. Casi descartado el primo Jorge Macri, por la baja popularidad de su apellido en el conurbano, las opciones se cuentan con los dedos de la mano. Elisa Carrió, también acaba de bajar su candidatura en las últimas horas, porque “Vidal no quiere”, según dijo en la mesa de Mirtha Legrand. En los últimos días corrió la versión de sacar a la cancha, al jefe de Gabinete, Marcos Peña. Una señal, fue el alto tono proselista que el funcionario utilizó en su discurso en el Congreso, cuando le enrostró al FPV: “háganse cargo de lo que hicieron”.

Con este escenario, y la promesa del presidente Macri de que la gobernadora será quien tenga la última palabra en las listas de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal tiene un candidato bajo la manga.

Varias veces dentro del PRO se dijo que uno de los intendentes nuevos del espacio sería una muy buena opción para sostener el discurso de renovación de la política. Y quien saca ventaja hoy por hoy es el jefe comunal de Tres de Febrero, Diego Valenzuela.

Vidal es el as de espadas de Cambiemos. Pero si de aquí a octubre no mejora la situación económica, será muy difícil esperar un milagro para el Gobierno. En la enmarañada topografía de una elección complicada, todavía puede haber muchas sorpresas con las candidaturas. La ruleta está en marcha.¡Hagan juego!.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com.

Compartir

Comentarios