Después de que tomara estado público un escándalo de proporciones con los aportantes truchos a la campaña de Cambiemos 2017, la gobernadora de María Eugenia Vidal, le pidió la renuncia a la contadora María Fernanda Inza, (foto) señalada como responsable de esas maniobras, según diera cuenta una investigación del periodista Juan Amorín, del sitio El Detape.

Hay que señalar que Inza, se desempeñaba como tesorera del PRO y en la campaña 2017, había sido designada como Contadora General. Antes ocupaba la función de Secretaria Legal y Técnica del gobierno bonaerense.

«La conozco, hace muchos años que trabaja conmigo; confío en ella. Pero le pedí la renuncia preventivamente para demostrar que no somos todos lo mismo», informó la gobernadora durante una conferencia de prensa en la que anunció nuevas medidas sociales.

Hay que señalar que en las últimas horas la presidenta del bloque de senadores de Unidad Ciudadana, Teresa García, amplió su presentación judicial en el Juzgado Federal Nro.3 de La Plata, a cargo de Ernesto Kreplak, contra los principales dirigentes del gobierno bonaerense.

La denuncia, alerta sobre la eventual falsificación de los nombres de los aportantes de la campaña que tuvo como principales candidatos a Esteban Bullrich y Graciela Ocaña. También, sobre la participación apócrifa como aportantes de más de 800 personas entre beneficiarios de planes y monotributistas sociales.

«Frente a esto doy la cara como hice siempre en cada dificultad de la vida y la gestión. Mi conducta estuvo basada siempre en la honestidad y frente a estas denuncias, sobre aportes falsos, he tomado tres decisiones concretas», manifestó Vidal.

Una de las medidas que la gobernadora ordenó fue la realización de una auditoría sobre la rendición de fondos que presentó el frente electoral de Cambiemos en la Justicia.

Inza formó parte del equipo de rendición de campaña y aunque la gobernadora aseguró que no tiene «ningún elemento objetivo que demuestre que está involucrada en este caso», la apartó de manera preventiva a la espera de que se resuelva en la Justicia.

Además, Vidal anunció el apoyo el proyecto de ley que prepara el gobierno nacional para presentar en el Congreso respecto al financiamiento de los partidos políticos.

«Está claro, porque todos los partidos políticos han tenido dificultades en distintas campañas, que la ley actual tiene lagunas», enfatizó.

La gobernadora aclaró que ese proyecto incluye la bancarización de los aportes «para que no queden dudas de quién aporta y desde dónde».

Vidal agregó que en caso de que la ley no prospere en el Parlamento nacional, si ella es candidata en 2019, «los aportes de mi campaña van a estar todos bancarizados, aún cuando la ley no lo exija. Y espero que el resto de los partidos en la provincia de Buenos Aires tomen la misma decisión».

Ezequiel Bértola