Lo aseguró el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín, quien se mostró «optimista» respecto de la negociación por el bono que el Gobierno provincial no podrá pagar en enero.

 La administración que conduce Axel Kicillof anunció días atrás que no podrá pagar el vencimiento de un bono previsto para el 26 de enero por 277 millones de dólares, entre intereses y capital.

Para lograr la postergación del vencimiento, la provincia necesita la aprobación de al menos el 75% de los tenedores del capital en circulación de esos bonos.

En ese escenario, Otermín apuntó a la anterior gestión y sostuvo: «Generó una deuda tremenda en dólares y cuando llega el momento de pagarla, ya no está en el Gobierno».

«La tenemos que pagar nosotros y en pesos. Cuando le querés subir un poquito a los sectores que les ha ido bien y que pueden hacerlo, lo impiden», fustigó.

En declaraciones radiales consideró que «hay una coordinación muy importante» con el Gobierno nacional y aseguró: «Estamos en total sintonía».

 De ese modo, insistió: «soy muy optimista», mientras consideró que «hay esperanza de que la gente vuelva a consumir».

«En el último tiempo, la gente compró menos comida. Cayó en la Argentina el consumo de leche. Es una vergüenza histórica que hay que modificar para siempre», enfatizó.

Agenhoy