Vidal prepara tarifazo récord del 2.000% con revalúo inmobiliario

Compartir

*Por Jorge Joury

Después de los tarifazos con la luz y el gas, los efectos de la inflación y la devaluación, los bolsillos de los bonaerenses pueden terminar de ser perforados a fin de año. En la gobernación se trabaja a paso firme para tener concluido para esa fecha, el mayor aumento impositivo de la historia de la provincia de Buenos Aires. Son incrementos de hasta el 2 mil por ciento en las valuaciones de las propiedades. La idea es ponerlo en marcha con el primer minuto del 2017. Las alarmas empezaron a sonar a través del decreto 790/16, que pasó inadvertido hasta que se publicó la Resolución Normativa de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA). A partir de allí, desde la oposición y los especialistas en el tema, comenzaron a levantar voces críticas ante el exponencial incremento que representaría en el Impuesto Imobiliario urbano y suburbano para el próximo año. Se sostiene desde diversos frentes, que en algunos casos podría oscilar entre el 2 mil por ciento más de lo que paga hoy un contribuyente. Para que se tenga en claro la magnitud de la medida, hay contadores a los que se les ponen los pelos de punta. Citan como ejemplo que un inmueble urbano valuado en 85 mil pesos, pasaría a ser valuado en casi un millón y medio de pesos. De esta manera, miles de vecinos también pasarán a pagar bienes personales. Además, la medida tendrá impacto en los alquileres y expensas, ya que los precios serían trasladados.

Una de las primeras voces en disidencia que llegó a la gobernación, provino desde el interior. Fue el intendente de Las Heras, Javier Osuna, perteneciente al Frente Renovador, que lidera Sergio Massa. Osuna mostró su preocupación por el trabajo de las comisiones que ARBA y los municipios vienen llevando a cabo como paso preliminar al revalúo inmobiliario que se aplicará para 2017, tras 10 años desde la última actualización. Osuna explicó que de las consultas de ARBA con las inmobiliarias del distrito que el conduce, surgieron aumentos más graves aún, por encima del tres mil por ciento, con lo cual alertó a la gobernadora María Eugenia Vidal por las consecuencias directas que la medida tendrá sobre la economía local.

ARBA TRATA DE CALMAR LAS AGUAS

Desde ARBA tratan de frenar las olas. Señalan que las subas en las valuaciones no se trasladarán de manera directa a las boletas del impuesto, habida cuenta de que será la ley fiscal la instancia donde se definan la base imponible y las alicuotas de cada propiedad.

“A nuestro juicio son valores excesivos, hay aumentos superiores al tres mil por ciento”, remarcó el alcalde del Frente Renovador, tras lo cual anticipó su rechazo: “No estamos acompañando esta tesitura que ya fracasó en el aumento de los servicios, no es una tabla de Excel lo que hay que mirar sino lo que pasa en lo social”, agregó. Osuna sostiene que “un salto de tres mil por ciento es impagable para un vecino que ya viene tocado por los aumentos de tarifas y del costo de vida”. Vinculó además la situación social con las “caídas de la recaudación”, que, dijo, “están asociadas a que nadie tiene un peso en el bolsillo”.
En ese sentido, se animó a anticipar que “va a pasar lo que paso con el gas y con la luz: la gente no lo va a poder pagar. Les dijimos de hacer algo razonable porque se va a armar otra corriente de amparos”.

La noticia ya ha corrido como reguero de pólvora por otros municipios del conurbano, donde la inquietud de Osuna es compartida por la mayoría de los jefes comunales que, si bien no accedieron a los primeros relevamientos, comparten el temor por las cifras. “Nos quieren hacer poner el gancho en esto, va a ser muy complicado y se nos va a venir la gente encima. Y hasta puede haber puebladas”. Algunos alcaldes planeaban aumentos del 30%, lo cual fue rechazado desde Cambiemos, seguramente porque el plan del impuestazo ya era cosa juzgada.

BIENES PERSONALES Y ALQUILERES

Desde la gobernación ya dieron las primeras puntadas. Los técnicos de ARBA desembarcaron en cada municipio para conformar las comisiones de relevamiento de las propiedades. Allí, intervienen además un representante del ejecutivo local y otro del Concejo Deliberante. Para la primer semana de septiembre debería haber un cuadro pormenorizado de situación en cada partido. Hay que poner atención al artículo 7 del decreto firmado por María Eugenia Vidal. Allí se señala que “los valores resultantes de las tareas que se desarrollen” en las comisiones, “regirán a partir de la fecha que establezca la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires, la que no podrá ser anterior al 31 de diciembre del año 2016”. Es decir que los aumentos comenzarían a regir a partir del próximo año.

Otro de los especialistas consultado, advirtió sobre el efecto cascada de la medida. De prosperar el revalúo no sólo se pagaría más impuesto Inmobiliario, sino que también la mayoría de los ciudadanos comenzarían a tributar bienes personales, y subirían las expensas y los alquileres en términos proporcionales. En el marco de las elevadas tasas de inflación, la recesión y el tarifazo, una medida de estas características fue considerado por un avezado cacique del conurbano como “una locura de consecuencias imprevisibles. Si el macrismo se estrelló con las tarifas en la Justicia, imaginensé lo que ocurrira con un revalúo de esta magnitud. Vendrá otra ola de amparos y Vidal se quedará sin recaudación”. La misma fuente aclaró que la medida no alcanza a los sectores más pudientes de la sociedad como los countries y las propiedades de la zona rural, “con lo cual queda más que claro lo que marcan gran parte de las encuestas da crédito a la creencia de la mayoría de la gente que Macri gobierna para los más ricos”.

INTENDENTES TEMEN LO PEOR

Por lo que se sabe, los jefes comunales pueden o no adherir a esta medida. Para los observadores polìticos esto se constittuye en la primer gran prueba de fuego que pone la Gobernadora para establecer quiénes son los aliados y quiénes se van simplemente en pronunciamientos, pero no acompañan en los hechos.
Los intendentes se sienten contra las cuerdas. Abrigan el gran temor que una vez consumado este impuestazo, los vecinos opten por pagarle a la Provincia y se declaren en rebeldìa con el cumplimiento de las tasas municipales, con lo cual se desfinanciarían sus administraciones. El plan de ARBA está avanzado. Habrá que ver hasta dónde alcaldes y legisladores suman voluntades para frenar un impuestazo jamás visto en la Provincia y que encima llega en la etapa más crítica de la economía, con una clase media de rodillas frente el rigor de un látigo que no para de pegar.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com.

Compartir

Comentarios