Compartir

Tal como anticipó la gobernadora María Eugenia Vidal durante una recorrida por Chivilcoy, se postergó la puesta en vigencia de la resolución del Organismo de Control de Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA), que prohíbe a los intendentes cobrar tasas municipales en las boletas de servicio eléctrico.


La medida, que fue publicada este lunes en el Boletín Oficial, establece “el 1º de enero de 2019, como la fecha de efectiva aplicación, por parte de los distribuidores provinciales y municipales, de lo dispuesto en el artículo 2° de la Resolución OCEBA Nº 0167/18”.
La decisión fue tomada a partir de la recepción de presentaciones de distribuidores municipales y de Municipios, solicitando que “se considere el otorgamiento de un plazo para la efectiva implementación de los alcances de la citada resolución”.
“Que, en tal sentido, y en el entendimiento que el cumplimiento de la medida implica para los Municipios modificaciones en sus sistemas de recaudación y cobro y, para los distribuidores municipales, la correspondiente solicitud de autorización ante este Organismo de Control así como la adaptación de sus sistemas de facturación que permitan el cumplimiento de los recaudos legales”, reza la nueva resolución.
Esta medida trajo algo de alivio a los jefes comunales, que primero se quedaron sin el Fondo de Seguridad, después sin el Fondo de Infraestructura, se vieron prácticamente en la obligación de adherir al Pacto Fiscal y perdieron 1400 millones por la desfinanciación del Profide (Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Plan de Infraestructura Provincial).

Compartir

Comentarios