En busca de construir territorialidad, la gobernadora se reunió con intendentes y legisladores.

Acompañada por Alex Campbell, tomó contacto con unos 30 referentes de la IV Sección, entre intendentes, candidatos, diputados y senadores.  Es un esquema que repetirá en otros distritos: escuchar no sólo a vecinos, sino también potenciar el armado político.

María Eugenia Vidal decidió hacer espacio en su agenda para contener a los intendentes y fortalecer el espacio territorial. Se trata de un cambio de estrategia importante hacia el interior de Cambiemos porque aceptó destinar tiempo y escuchar también a sus referentes en los distritos, algo que no había sucedido hasta ahora.

Con sólo 4 semanas de campaña para las elecciones del 27 de octubre, la gobernadora bonaerense puso el ojo en la Cuarta, sección en la que perdió por apenas un punto contra Axel Kicillof y donde también están juego varias localidades, entre ellas Junín, la más importantes de la zona.

El cambio de estrategia coincidió con un momento de tensión entre los intendentes y legisladores con el Ejecutivo. Es que tras la derrota de agosto asomaron las críticas al entorno político de la Gobernadora.

El reclamo de fondo tiene que ver con centrar la campaña en la figura de la Gobernadora y por prescindir completamente de los intendentes.
Sin embargo, todos son conscientes y Vidal es la primera de que el desafío se presenta casi imposible y de que las elecciones generales dejarían al actual oficialismo del otro lado de la vereda, en el rol de oposición.

Es por ello que la propia Gobernadora, aunque no se da por vencida, alienta a los candidatos a intendentes con chances de ganar que hagan lo imposible por retener y conseguir los distritos, aun si ello le restara a la postulación provincial. 

“El objetivo es ganar, y si no ganamos, de mínima, hay que conservar el 34% de los votos, porque es lo que te permitirá generar el péndulo de poder para el futuro”, analiza un ministro bonaerense. Otro miembro del gabinete agrega que “lo importante es toda la diferencia que se pueda achicar, eso va a repercutir en intendentes y en legisladores, que va a ser la cuota de poder que quede para ser una oposición constructiva y defender su gestión”.
Vidal ya decidió cuál será su rol a futuro.

“María Eugenia se queda en la Provincia. El 27, la gente elige desde qué lugar, pero ella se queda en la Provincia; y lo que viene es un espacio moderado que trabaje por la gobernabilidad”, insisten en el entorno de la mandataria, donde también cuentan que ella les dijo: “Yo me quedo en la Provincia; todos los que quieran estar conmigo, serán bienvenidos”. Sus espadas políticas decidieron quedarse a su lado. Algunos casos son los de Federico Salvai, Federico Suárez y Fabián Perechodnik.

Agenhoy