Aún quedan lecturas para hacer sobre la elección del domingo. Una de ellas es que la gobernadora María Eugenia Vidal fue una de las grandes derrotadas, ya que sacó menos votos que Aníbal Fernández en el 2015.

Perdió por paliza por Axel Kicillof, que le sacó 20 puntos. Vidal contó en esa elección con 10 veces más recursos que su rival, que la venció prácticamente con un presupuesto mínimo. 

La elección dejó caer la impresionante cobertura mediática de la gobernadora. Sin el respaldo de los medios, Vidal obtuvo un porcentaje menor al que sacó el justicialista Aníbal Fernández en 2015. En aquella elección, Vidal le ganó a Aníbal por 39 a 35, solo 4 puntos de diferencias.

Para muchos medios, el ex funcionario kirchnerista era uno de los «peores candidatos posibles». 

Cuatro años después, Vidal cayó por casi 20 puntos: 52 a 34%. Su porcentaje fue inferior al kirchnerista, a pesar de contar con millonarios recursos y el respaldo de prácticamente todos los medios de comunicación. 

Agenhoy