Con los mercados internacionales cerrados y con el ministro de Economía de gira permanente en defensa del agudo endeudamiento en moneda extranjera que hizo al inicio de su gestión, el gobierno de María Eugenia Vidal acentúa su emisión de deuda corta.

Por segundo mes consecutivo, emitió Letras del Tesoro en dos oportunidades. Luego de la emisión de dos letras, realizada hace diez días por casi 3 mil millones de pesos, en esta ocasión se trató de tres, que representaron un total de $3.194.451.427, alcanzándose a registrar tasas de interés cercanas al 60%.

Ya como viene haciendo en los últimos meses recurrió a las Letras duales, con el objetivo de atraer inversores. Esta herramienta, que se aplica en un marco de incertidumbre cambiaria con miras a un futuro próximo, asegura un interés compensatorio ante una eventual suba del tipo de cambio entre la fecha de emisión y su vencimiento.

Con el retorno a los plazos estrechos, una de las Letras emitidas es a 30 días, con vencimiento el 30 de agosto. Aquí, la única Letra a descuento tuvo una tasa de interés implícita de 46,97% y se adjudicaron $596.062.196.

Ya en las Letras duales, una de ellas –a 121 días, con vencimiento el 29 de noviembre- tuvo una tasa de corte del 48%. Si la turbulencia golpea fuerte en los próximos meses y es superior a esa tasa, lo que se pagará a los tenedores es la variación del tipo de cambio más una tasa adicional del 6%. Aquí, se adjudicaron $1.693.200.510.

Finalmente, la Letra dual restante es a 184 días, con vencimiento el 31 de enero de 2020 –ya en la próxima gestión. Aquí, la tasa de corte fue del 59%, mientras que el seguro por tipo de cambio tiene una tasa adicional del 7,5%.

Agenhoy