El intendente, recorrió los talleres pertenecientes a la institución ubicada en el barrio San Nicolás donde directivos, estudiantes e instructores confeccionaron tapabocas, mascarillas y camisolines.

Andrés Watson, valoró la reutilización del espacio físico y los recursos disponibles para elaborar las mencionadas donaciones sin incumplir las recomendaciones sanitarias en vigencia ante la pandemia por Covid-19.

Posteriormente, remarcó la importancia de aunar esfuerzos de manera colaborativa entre las distintas entidades involucradas y ordenar la producción para generar stock sin superponer tareas ni objetivos con la anuencia de la Jefatura Distrital de Educación más la cartera educativa comunal.

“Combinar el conocimiento, la mano de obra, los insumos más las herramientas tecnológicas para optimizar los resultados requirió la participación de diferentes personas que aportaron cada uno desde su lugar con un objetivo noble: fabricar elementos útiles en la protección a la comunidad”, detalló la secretaria de Educación Andrea Di Giovanni.

Por último, la funcionaria destacó la articulación entre todos los efectores del sistema pedagógico formal e informal en el distrito. “Trabajar con la mirada puesta en el otro resultó un gran incentivo para quienes decidieron participar en esta tarea solidaria. Sin esa visión, sería muy difícil materializar este tipo de iniciativas”, reflexionó.

LF