Por siempre los alumnos saludamos a nuestros queridos educadores.

PMAESTROS

Educadores de almas,

forjadores de espíritus,

iluminan la ruta

del niño hasta el libro. 

Amigos y hermanos,

compañeros dignos,

cultivan las mentes

tiernas de los niños. 

Plasman las conciencias,

sus penas alivian,

los entienden y ayudan.

Porque en ellos hay un niño. 

Sus cabellos encanecen

al paso del tiempo,

y el cuerpo envejece,

pero para los alumnos,el maestro es eterno.  

Felicidades a todos los docentes de la familia.
Dr musso (Un oyente)