Esa es la misión del voluntariado que lidera el sacerdote Adrián Bergallo, a cargo de la capilla Jorge Novak que funciona en el Hospital El Cruce. Y en esta Semana Santa alentó al personal que sienta que lo que está haciendo en la primera línea es obrar de la mejor manera.

En la columna del Hospital en el programa #EntreAmigos, el sacerdote explicó la tarea espiritual que realizan. “El acompañamiento que hacemos con el voluntariado a las familias y a los pacientes del hospital es una experiencia de contención sobre todo. La dimensión psicoespiritual está en esa acción de acompañar, estar al lado, fortalecer en un momento muy particular que están viviendo”.

Agregó que acompañan también a los médicos, enfermeras, enfermeros.

“Y en el compartir nos sentimos acompañados mutuamente, nosotros por ellos y ellos por nosotros. Sirve de mucho y hace mucho bien, porque da tranquilidad, baja la ansiedad, calma la angustia y da sentido al momento de la enfermedad”.

El sacerdote explicó que “en la capillita tenemos un cuaderno donde se coloca el nombre y la cama del enfermo, entonces ahí vamos, porque no podemos ir de pieza en pieza. Y también por respeto porque hay personas que quieren que vayamos y otros que no”.

Detalló que “hay momentos en que uno tiene que acompañar nada más. Estar ahí, hacer mínimos gestos, cruzar alguna que otra palabra que ayude a transitar el momento final. Muchas veces surgen reflexiones espirituales religiosas, preguntas sobre el sentido. No siempre se puede dar una respuesta, sólo acompañar”, reflexionó.

Mensaje de Pascuas

El padre Adrián relató que “acabo de enviar un mensaje a los médicos, enfermeras y enfermeros del hospital para que disfruten de estos días, que puedan encontrar en sus hogares paz, buenas compañías”.

“Y sobre todo poder sentir que todo lo que uno está haciendo desde el hospital es obrar de la mejor manera y disfrutar de la vida. Ellos están en primera línea junto con todo el personal de hospital. Y como dice el Papa, nadie se salva solo”.

ESCUCHÁ LA COLUMNA COMPLETA ACÁ