El presidente lo anunció en su mensaje ante la Asamblea Legislativa al inaugurar el 139° período de sesiones ordinarias. Sostuvo que instruyó que se inicie el procedimiento para determinar los autores de “la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales públicos de la historia”. Fue en alusión a la toma de deuda entre 2015 y 2019.

Alberto Fernández anunció que impulsará la apertura de una “querella criminal” destinada a determinar delitos en el endeudamiento que asumió el Gobierno de Mauricio Macri, a la vez que enumeró diversas iniciativas para mejorar el servicio de la administración de justicia.

Lo hizo al referirse al “endeudamiento asfixiante” en el que encontró al país, y pidió “nunca más” a la toma de estos “créditos irresponsables”. Así, dejó inaugurado el 139° período de sesiones ordinarias con un mensaje ante la Asamblea Legislativa. A las 11.37, la vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, había dado inicio a la sesión de la Asamblea Legislativa.

“Cuanto más profunda fue la crisis, más se templó mi espíritu”, afirmó.

Y resaltó: “la inmensa mayoría de nuestro pueblo sabe que vamos en camino de la recuperación”. Por eso agregó: “no dejaré de trabajar para ser el presidente de una Argentina unida”. Aunque subrayó que tampoco se dejará “arrastrar por ningún tipo de provocación, provenga de donde provenga”.

Precios y salarios


El presidente se refirió también al proceso de diálogo en torno a los precios y salarios. Sostuvo que “va a contribuir en el proceso de desinflación”. En ese marco, ponderó las mesas puestas en marcha con sindicalistas y empresarios.

“Cada sector debe estar dispuesto a contribuir. Nadie se salva solo. Es central coordinar esfuerzos para que el salario le gane a la inflación”, dijo.

En esta línea, resaltó que “durante 2020 se redujo en 18 puntos la inflación que heredamos en 2019”. Y destacó que el Estado recuperó “la capacidades de fiscalización que habían mermado durante la gestión que nos precedió”.

Tras ponderar la Ley de Abastecimiento para garantizar que “los alimentos y artículos esenciales estén en la mesa de los argentinos”, Fernández cuestionó a los sectores que “amasan fortunas especulando con los precios”, por lo que ratificó el objetivo de “hacer que los salarios crezcan y los precios se estabilicen”.

También abogó por “una economía ética” de desarrollo social y territorial en función de un “equilibrio” que lleve prosperidad a todas las regiones del país. Mencionó un plan de diez medidas a futuro que incluye la continuidad del plan Gas y el desarrollo de fuentes de energía hídrica y solar.

“Con las convicciones intactas”

Al iniciar su discurso, el Presidente sostuvo que se presenta ante el Congreso nacional con sus “convicciones intactas”; y con “la humildad de quien puede reconocer errores y logros compartidos”.

“También con la certeza de que unidos pudimos dar pasos históricos para mitigar los efectos negativos de la pandemia que aún nos asola”, dijo.

El mandatario les pidió “reflexión colectiva” a las “fuerzas políticas y a la sociedad” en “circunstancias tan excepcionales” como las que se están viviendo en Argentina y en el mundo por la pandemia de coronavirus.

En ese marco, recordó su mensaje ante la Asamblea Legislativa, el año pasado, diez días antes que se declarara la pandemia. Llegó con la “voluntad inquebrantable de poner de pie un país que había quedado de rodillas” por la política de la gestión anterior.

En esta línea, destacó la labor de empresarios, movimientos populares, iglesias, organizaciones sociales, científicos, fuerzas armadas y de seguridad, diplomáticos, universidades, equipos docentes y directivos en el marco de la pandemia por el coronavirus.

“Puede resultar difícil valorar aquello que no sucedió: las consecuencias más graves que evitamos no se ven. Para todos estos argentinos que han desplegado su corazón al servicio de los demás; por favor pongámonos de pie y brindemos un sostenido aplauso”, pidió el Presidente.

El discurso completo de Alberto Fernández