Uno es “El curioso incidente del perro a medianoche”, de Mark Haddon, narrado en primera persona por un adolescente autista. El otro es “Flores para Algernon” de Daniel Keyes. Según la columnista son “para enamorarse”.