Un chofer de colectivos fue agredido por un grupo de cuatro personas en aparente estado de ebriedad que quedaron detenidas, y que además protagonizaron desmanes en el transporte, y por el hecho pararon tres líneas de colectivos que circulan por el distrito bonaerense de Monte Grande.
La agresión al conductor, que finalizó con importantes daños en el colectivo de la línea 501, ocurrió cerca de las 20:30 de este lunes en inmediaciones de la estación de trenes de esa localidad del partido de Esteban Echeverría.
El chofer fue golpeado por tres hombres y una mujer que finalmente quedaron detenidos y también sufrió una herida cortante aplicada con una varilla.
Tras el incidente, los choferes de las líneas 501 iniciaron un paro de actividades para reclamar seguridad, y el mismo se extendía durante este martes feriado.
A la medida se plegaron otros choferes de la Empresa Monte Grande (EMG) de las líneas 243 y 394.
El delegado Carlos Ojea, en diálogo con el canal de noticias TN, indicó que los agresores subieron como pasajeros y enseguida comenzaron a realizar los disturbios.
También señaló que "amenazaron al chofer con robarle cuando terminara el recorrido", en la zona del barrio La Victoria.
Al cruzarse con un patrullero, el conductor del colectivo le hizo seña de luces, por lo que los efectivos policiales intervinieron.
"Los efectivos se acercaron y empezaron a discutir con la gente. Ahí empezaron los golpes, los piedrazos", contó el delegado, sobre el momento en el que fue agredido el chofer.
Según indicó Ojea, los revoltosos llegaron a romper siete ventanillas del colectivo en medio de "una batahola grandísima".
El chofer fue trasladado al Hospital Santamarina ya que presentaba lesiones a la altura del omóplato izquierdo, mientras que un segundo conductor, que vio toda la agresión, también recibió varios golpes, aunque de menor gravedad.
Interviene en la causa, la Unidad Funcional de Instrucción en Turno del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.