Los casos de bronquiolitis por virus sincicial respiratorio (VSR) aumentaron en las últimas semanas y según el boletín epidemiológico más reciente también circulan SARS-CoV-2, adenovirus, influenza y parainfluenza, frente a lo que especialistas destacaron la importancia de las medidas de prevención tradicional (lavarse las manos o estornudar y toser en el pliegue del codo) y la ventilación, una enseñanza que dejó la pandemia por Covid-19.

"La enfermedad respiratoria más común que se está viendo en este momento son los cuadros de bronquiolitis, hay muy pocos casos de Covid-19 y de virus de influenza porque recién está comenzando a circular", detalló a Télam Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital Gutiérrez en relación a lo que se ve en ese centro de salud pediátrico.

Tal como describe López, en las últimas semanas aumentaron considerablemente los casos de bronquiolitis causada por el VSR y diferentes especialistas coincidieron en que este incremento se da varias semanas antes de lo esperado, que era para principio o mediados de junio.

El Ministerio de Salud de la ciudad de Buenos Aires informó que a la semana 20 (20 de mayo) se registraban un 25% más de casos de bronquiolitis que en igual período de 2022.

"Es muy distinta la situación de esta época del año respecto al pasado cuando todavía teníamos circulación de SARS-CoV-2, que es el virus que causa Covid; en cambio ahora lo que más está circulando es el sincicial respiratorio que afecta principalmente a los menores de 2 años", describió López, expresidente de la Sociedad de Infectología Pediátrica.

Este incremento de cuadros de bronquiolitis lleva a muchos pacientes pediátricos a la internación. "Estamos con niveles de internación plena pero no estamos todavía desbordados, por lo menos en el Gutiérrez; pero uno calcula que no llegamos todavía al pico de casos", indicó.

Como no existen vacunas ni antivirales para el virus sincicial respiratorio, el tratamiento a los pacientes internados es de sostén: hidratación, oxígeno (actualmente con la técnica de alto flujo) y se utilizan en menor medida que antes los broncodilatadores y corticoides.

Según datos del último Boletín Epidemiológico, hasta la semana 17 (29 de abril), se habían registrado 178.714 casos de ETI (Enfermedad Tipo Influenza), 26.006 de neumonía, 23.992 de bronquiolitis en menores de dos años y 4.414 de Infección Respiratoria Aguda Internada (IRAG).

Entre los casos hospitalizados, hasta la semana 18 (6 de mayo) el porcentaje de positividad calculado para SARS-CoV-2 era de12,98%; de influenza, de 16,05%, y de VSR, de 24,84%; es decir, que 1 de cada 4 personas internadas tenía este último virus.

"Los virus de la influenza, los rinovirus (causantes del resfrío común), el SARS-CoV-2, adenovirus y el VSR son especialmente peligroso para bebés y niños pequeños y provocan internaciones por neumonía y bronquiolitis", enfatizó, por su parte, Ángel Colque, especialista en Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas.

Y añadió que "en la población adulta, los virus mas comunes son la influenza, SARS-CoV-2 y rinovirus, siendo los dos primeros causa de internación en pacientes con factores de riesgos".

Colque, que es jefe del Programa de Control de Infecciones del hospital Churruca Visca, describió que todos los cuadros respiratorios provocados por estos virus "pueden presentar inicio de síntomas similares, con fiebre, congestión nasal, dolor de garganta y malestar general pero pueden evolucionar con broncoespasmos o sensación de falta de aire, por lo cual es importante tener en cuenta estos síntomas para realizar una consulta inmediatamente al sistema de salud o médico de cabecera".

En el mismo sentido, López alertó que es importante realizar la consulta, sobre todo en el caso de niñas y niños, porque "la bronquiolitis en el lactante puede dar rápidamente insuficiencia respiratoria, que se observa cuando el bebé pierde el apetito y se le nota que se esfuerza por respirar, se le hincha la panza o respira en forma agitada; en todos esos casos tiene que consultar al médico urgente".

Por su parte, Colque recordó que los antibióticos no son útiles en las infecciones respiratorias de causa viral, por lo que debe evitar su autoadministración.

En relación a la prevención, el médico -que integra la Sociedad Argentina de Infectología (SADI)- indicó que "antes de la pandemia por SARS-CoV-2, las medidas de prevención de patologías respiratorias eran universales".

"Éstas son las que se conocen como 'etiqueta de tos' y consisten en la higiene de manos posterior al contacto con secreciones respiratorias, toser o estornudar en la flexión del codo o un pañuelo, usar pañuelos descartables y desecharlos en la basura", describió.

Pero la pandemia fortaleció estas medidas y sumó evidencia a la importancia de ventilar las habitaciones, evitar áreas con muchas personas y mantener una distancia prudencial de alguien con síntomas respiratorios.

"Otra cosa que incorporamos es que si presentamos síntomas respiratorios es indispensable usar barbijos en el transporte publico o en el contacto cercado con otra persona", sostuvo.

Finalmente, recordó que no hay que olvidarse de la vacunación para neumococo, influenza o Covid-19 como una herramienta fundamental para evitar casos graves, especialmente en pacientes con factores de riesgos.

En el mismo sentido, López señaló que "todavía no tenemos tanta circulación de influenza por lo que no sabemos cómo será la situación en este invierno respecto a la gripe".

"Es muy importante que la población cumpla con la recomendación de la vacunación para la gripe, que es gratuita para los individuos entre seis y 24 meses, los mayores de 65 años y las personas a partir de los seis meses que tengan cualquier patología de riesgo, junto con la mujeres embarazadas y el personal de salud".

"En el caso de Covid-19 está la vacuna bivalente que también se administra gratuitamente a los mayores de 50 años y a las personas de riesgo. Es importante destacar, que ambas vacunas se pueden aplicar simultáneamente en distintos sitios", concluyó.