Desde la entidad reguladora anunciaron que ya están en funcionamiento la interoperabilidad QR para tarjetas, el plazo fijo Electrónico y las transferencia pull.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció que puso en vigencia a partir de hoy la interoperabilidad de los códigos QR para el pago con tarjetas de crédito, la nueva modalidad de transferencias inmediatas pull para el fondeo entre cuentas propias y el nuevo plazo fijo electrónico.

Las innovaciones se dan con “el objetivo de beneficiar a los usuarios financieros, reduciendo las fricciones existentes en el ecosistema de medios de pago electrónicos”, marcaron desde la entidad.

La implementación será gradual hasta que estén operativos todos los procesos. 

En el caso de la interoperabilidad de los códigos QR que exhiban los comercios para cobrar con tarjetas de crédito, deberán ahora aceptar que los clientes puedan realizar los pagos con cualquier billetera digital (bancaria o de proveedor de servicios de pago), independientemente de que haya coincidencia de marca con el QR. Esto representa una importante mejora en la experiencia de pago para comercios y personas usuarias.

Esta medida había sido pospuesta tres veces y generó muchos idas y vueltas entre los bancos comerciales y Mercado Pago principalmente por la negativa de la fintech a abrir su código QR. 

Luego de que el Banco Central instaurara el QR interoperable en la era de Miguel Pesce, los bancos habían reclamado que se sumen las tarjetas de crédito de manera de dar más oportunidades a comerciantes y compradores a la hora de realizar el pago y mayor igualdad de condiciones para todos los jugadores. 

Mientras desde el sistema financiero tradicional, bancos, procesadoras de pagos y adquirentes, trabajaron para concretar lo que ellos llamaban la "interoperabilidad full" a mitad del año pasado, la negativa de Mercado Pago puso en pausa este paso, dado que disfruta de una clientela cautiva. A partir del 1° de mayo deberá abrir el código y competir con los bancos tradicionales.

El BCRA también hizo cambios en las transferencias inmediatas. Las transferencias pull son solicitudes de fondos que permiten, mediante el débito de la cuenta —a la vista o de pago— del cliente receptor de la solicitud y previa autorización o consentimiento, la acreditación inmediata de fondos en la cuenta del cliente solicitante.

El movimiento de los fondos es directo de una cuenta a otra, sin pasar por terceros actores y sin costo para el usuario financiero. En esta primera etapa, sólo estarán habilitadas entre cuentas de un mismo titular.

Por lo tanto, el DEBIN recurrente —creado y reglamentado para brindar un servicio de débito automático en línea— dejará de usarse para el fondeo entre cuentas propias.

Por último, el nuevo plazo fijo electrónico —Certificado Electrónico para Depósitos e Inversiones a Plazo (CEDIP)— brindará alternativa a aquellos usuarios que decidan constituir un depósito o inversión a plazo a través de los canales electrónicos de su entidad financiera.

Las entidades financieras podrán ofrecerle al cliente la emisión del CEDIP, que les permitirá su uso como medio de pago, y posibilitará su negociación en el mercado secundario para, de esa forma, obtener liquidez. Inicialmente, solo las empresas tendrán acceso al CEDIP mientras que, en una segunda etapa, la operatoria estará disponible para todo el público.

Las entidades financieras, incluso las que no emitan CEDIP por los depósitos a plazo fijo que capten, tendrán la obligación de permitirles a sus clientes aceptar el CEDIP que otra persona humana o jurídica les transmita y cobrarlo al vencimiento, así como la posibilidad de transmitirlo nuevamente si su cliente lo requiriera.

El CEDIP es un instrumento completamente digital que contará con un registro de todas sus transmisiones con fecha cierta y será totalmente trazable.