Una renovada empresa familiar, fundada en 1994, dedicada a elaborar y comercializar aberturas de aluminio conquistó el mercado a partir de su relocalización en Florencio Varela desde 2020.

El mandatario comunal -Andrés Watson- conoció el proceso productivo de la compañía y distinguió la calidad de sus productos en el showroom ubicado en Av. Calchaquí Nº5059, zona límite del barrio Altamira con Quilmes.

El Alcalde recorrió el sector de exhibición y atención al público. Luego, el depósito, área de corte, mecanizado, ensamble, acristalado más embalado: un mecanismo con la capacidad de generar 20 piezas por día.

“Una tarea precisa, profesional, con un crecimiento exponencial. Gente que apostó por nuestro distrito no sólo al invertir en la apertura de un negocio e instaurar una fábrica sino crear empleo para los y las varelenses”, subrayó la máxima autoridad distrital. 

El responsable de la firma -Federico Aimo- encontró en la visita del Intendente “un reconocimiento a tanto esfuerzo”. “Consolidó nuestra trayectoria. El cierre del camino efectuado hasta el momento para comenzar una etapa diferente”, agregó.

“Mantuve el oficio que me inculcó mi padre y reconvertí este predio donde trabajó mi tío porque noté todo su potencial”, narró el empresario sobre la génesis de una planta conformada actualmente por seis integrantes oriundos del partido.

“Carpi - Tek” tuvo una expansión formidable a pesar de su refuncionalización en la pandemia por Coronavirus. Sin embargo, registró una merma en sus ventas y un incremento en los costos de la materia prima los últimos meses.

La estrategia aplicada para evitar pérdidas y conservar rentabilidad fue apelar a materiales sustentables con el objetivo de satisfacer la demanda de sus clientes sin resignar categoría.     

Durante el itinerario por el lugar, estuvo el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, Ricardo de la Fuente.