La provincia de Buenos Aires comenzó ayer una nueva etapa de vacunación contra el coronavirus. Hasta el domingo se vacunará a 95 mil mayores de 70 años, docentes y auxiliares con factores de riesgo; y a 30 mil trabajadores de la salud.

La campaña comenzó este jueves en hospitales, escuelas y puntos del IOMA y del PAMI de los 135 municipios. “Hoy es un día importante porque empezamos la vacunación masiva, con los mayores de 70 años”; dijo el gobernador Axel Kicillof durante un acto que encabezó en el distrito de Roque Pérez.

Se logró “sin oportunismo, sin exagerada grandilocuencia, sin guiones, montajes ni prensa adicta. Simplemente con la receta que aplicó nuestro movimiento históricamente: trabajar, trabajar y trabajar”, dijo.

Las nuevas vacunas

En esta etapa se aplicarán las nuevas dosis de la vacuna Covishield, que se fabrica en la India con tecnología AstraZeneca y de Oxford. Son las que llegaron este miércoles a la Argentina. De las 580 mil unidades, 235 mil son para la provincia de Buenos Aires. Junto con las nuevas 135 mil dosis de Sputnik V, servirán para terminar de vacunar a los equipos de salud; y comenzar con los mayores de 70 y los docentes.

Se aplican en 169 hospitales provinciales y municipales, en 167 escuelas (hasta que comience las clases presenciales); en 21 espacios de IOMA  y 12 Unidades de Gestión Local (UGL) de PAMI en geriátricos.

La campaña


El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, afirmó que se advierte una “aceleración muy fuerte de los inscriptos, con 190 mil en dos días”.

Lo atribuyó a que “todo el mundo conoce a alguien que ya se vacunó sin problemas. Eso genera un efecto contagio y acelera el proceso de inscripción”.

La coordinadora de la posta de la Escuela N°23 de La Plata, Ayelén Figueroa, contó que “la gente está muy agradecida por la vacunación. Hoy todos vinieron con turnos registrados en el listado. Se les toma la temperatura, se les pregunta si tuvieron sintomatología compatible con la Covid-19, si tuvieron contacto con personas contagiadas o con síntomas”, precisó.

Informó que “cuando la persona pasa el triage, va a la zona de pre-vacunación. Allí se le hacen las consultas sobre la enfermedad preexistente que tiene y se le pide el certificado”.

“Luego, firman la declaración jurada e ingresan a la vacunación. Una vez que las ampollas se descongelan, se aplica la vacuna, tras lo cual se les hace esperar 30 minutos”, añadió. Antes de que las personas se retiren se les da la fecha estimativa de cuándo se les aplicará la segunda dosis.

Nadie se va sin vacunar

En ese sentido, el titular de la región sanitaria XI, Claudio Cardozo, contó que la vacunación se llevó a cabo “sin ningún tipo de problemas”. Y afirmó que “las dosis llegaron en tiempo y forma, y el equipo estaba muy organizado”.

Cardozo afirmó que se acercaron al lugar vecinos sin turno. Se les explicó que para poder recibir la inmunización primero deben registrarse en la página web. Y apuntó que en muchos casos los agentes sanitarios colaboraron con esas personas “para facilitarles la carga de los datos en el sistema”.

“Nadie se va sin respuestas de esta posta sanitaria. Anotamos a todas las personas que llegaron sin turnos; y les explicamos que luego los llamaremos por teléfono para informarles el día, la hora y el lugar donde se tengan que vacunar”, añadió.

En ese marco, afirmó que en territorio bonaerense “hay más de 2 millones de personas inscriptas”. Analizó que “a medida que se pudo difundir la importancia de la vacunación, la gente fue tomando conciencia de que esto tiene que ver con el cuidado colectivo; y que implica cortar la circulación viral y el flagelo de la pandemia”.