Los investigadores desentrañaron el rol de las proteínas de replicación del VSR en la formación de «fábricas virales» en el interior de las células para infectar. Pertenece a una familia de virus que provocan cuadros de sarampión, rabia, ébola, parainfluenza y metapneumovirus, entre otros.

Especialistas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) revelaron principios para encarar la búsqueda de nuevos candidatos a fármacos contra la bronquiolitis y otras infecciones, se informó este martes.

Los investigadores desentrañaron el rol de las proteínas de replicación del virus sincicial respiratorio (VSR) en la formación de ciertas estructuras que crean los virus en el interior de las células para autoperpetuarse e infectar, llamadas «fábricas virales».

El hallazgo provee un nuevo flanco terapéutico para el VSR y, potencialmente, otros patógenos virales que usan el mismo mecanismo, como los que causan sarampión, Covid-19 y ébola, informó el Conicet en un comunicado.

El VSR consta de un puñado de genes que producen las proteínas necesarias para su replicación y el ensamblaje de su partícula. Una vez que infecta una célula, comienza a producirlas y se van acumulando hasta que, en un determinado momento, se condensan en estructuras líquidas que asemejan gotas, las «fábricas virales», donde se replica su genoma.

El VSR consta de un puñado de genes que producen las proteínas necesarias para su replicación y el ensamblaje de su partícula. Una vez que infecta una célula, comienza a producirlas y se van acumulando hasta que, en un determinado momento, se condensan en estructuras líquidas que asemejan gotas, las «fábricas virales», donde se replica su genoma

En un artículo publicado en el Journal of Molecular Biology (JMB), el grupo del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA), con el biotecnólogo y doctor en Bioquímica, Mariano Salgueiro, determinó que una de las proteínas clave de la replicación viral, denominada fosfoproteína, es el agente que nuclea la formación de esas estructuras observadas in vitro como gotas, y que interactúa con el resto de las proteínas.

Mientras que en otro trabajo que encabezó la bióloga y becaria doctoral del Conicet, Araceli Visentin, en la revista Viruses, se reconstruyó la formación de los condensados en condiciones controladas y se pudo determinar la participación de otra de las proteínas (llamada M2-1), que acelera la maquinaria de síntesis del ARN como modulador de las fábricas virales.

«También se describió cómo esta proteína forma condensados con el ARN, lo que sería un talón de Aquiles para el virus ya que se podría intentar interceptar esa formación como una manera de evitar que se replique«, resaltó Gonzalo Prat Gay, también jefe del Laboratorio de Estructura-Función e Ingeniería de Proteínas en la Fundación Instituto Leloir.

El VRS pertenece a una familia de virus que incluye patógenos humanos severos como sarampión, rabia, ébola, parainfluenza y metapneumovirus, entre otros.

El VRS pertenece a una familia de virus que incluye patógenos humanos severos como sarampión, rabia, ébola, parainfluenza y metapneumovirus, entre otros

«Esto sugiere que nuestros hallazgos permiten pensar en la posibilidad de desarrollar antivirales de amplio espectro», aseguró el científico.

El VSR es altamente contagioso y el principal responsable de la bronquiolitis, una infección respiratoria aguda que en las personas sanas ocasiona resfríos comunes, pero que en bebés menores de un año, adultos mayores y pacientes inmunocomprometidos puede resultar en enfermedad grave.

Fuente: Télam