En su columna semanal, Germán De Dio desmitificó muchas creencias que nos dicen que, en ocasiones, es necesario resignar algunas cosas para tener otras.

“La felicidad no es estar alegre todo el tiempo, sino que se asocia a un estado de plenitud y satisfacción con la vida en sí misma” explicó el especialista.

 “Podemos ser felices y tener momentos tristes” aseguró.

“Cuando podemos evaluar nuestra vida y sentirnos satisfechos con lo que nos pasa estamos en el camino correcto”, enfatizó De Dio y agregó “es necesario mentalizarnos y ser conscientes de que somos merecedores de una vida mejor y está bien que nos programemos para eso. Hay que trabajar para sentirse merecer y dichoso de tener todo lo que uno desea”.

“La vida es abundante y de nosotros depende el alcance que tengamos” resaltó.

Escuchá la nota completa: