El Banco Central decidió eliminar la zona de no intervención cambiaria para poder contener la volatilidad del dólar luego de una semana de una intensa escalada que llevó al tipo de cambio a tocar los 47 pesos.

De esta manera, se desata de los condicionamientos que cumplía por el acuerdo con el FMI y suma una herramienta para contener eventuales corridas.

El Comité de Política Monetaria informó esta mañana que buscará «reforzar el sesgo contractivo de la política monetaria interviniendo en el mercado cambiario para reducir más agresivamente la cantidad de pesos».

Si el tipo de cambio se ubicara por encima de 51,45 pesos, el Central incrementará de 150 a 250 millones de dólares el monto de la venta diaria estipulada hasta ahora.

El comunicado señala que las intervenciones «tendrán lugar tanto dentro de lo que se había definido hasta ahora como Zona de No Intervención, como fuera de la misma».