Mientras que la carne aviar creció un 58%  y la carne porcina un 59%.

Los datos revelados por un informe de la Fundación Mediterránea aseguran que el consumo de carne bovina cayó a apenas 49,7 kilos per cápita en la Argentina durante el 2020, el registro más bajo en 60 años.

En cambio, el de carne aviar se habría aproximado a los 44,1 kilos per cápita, la cifra más alta de la historia, lo cual refleja un cambio en la preferencia de los consumidores y también la necesidad de adquirir alimentos más económicos en medio de la crisis.

Además, el informe subrayó que “las exportaciones alcanzaron los 1,19 millones, 26,4 kilos per cápita” y destacó “estos valores son levemente superiores a los del 2019, pero además son niveles récords de los últimos 40 años; desde mediados de la década de los ´70 hasta el presente, nunca habíamos producido ni exportado tanta proteína animal”.

Por otro lado, el documento aseguró que el desempeño de los mercados de carnes se destacó ante el difícil contexto que debieron atravesar las actividades productivas y la economía en general, en un año de pandemia y de una política de control sanitario que impuso importantes restricciones al funcionamiento y la operatoria de las empresas.