Lo anticipó Silvia Kochen, Directora de la Unidad Ejecutora en Neurociencias y Sistemas Complejos (ENyS) que el Hospital comparte con la UNAJ.

Celebró de ese modo la reciente reglamentación del uso del cannabis como herramienta terapéutica por parte del gobierno nacional. “Estamos muy contentos de que se haya publicado en el Boletín Oficial una nueva reglamentación“, señaló la investigadora. “En mi carácter de coordinadora de la Red de Cannabis Medicinal del CONICET trabajamos arduamente en este tema”.

En ese sentido señaló que “la Ley salió de acuerdo a la propuesta que nosotros presentamos al Ministerio de Salud de la Nación y que luego fuera elevada a la jefatura de gabinete. Esto nos genera a los investigadores y a los médicos mayores condiciones de seguridad, mayor calidad y producción de estas moléculas. Y a los pacientes fundamentalmente que puedan utilizar una alternativa terapéutica que sea segura, confiable y que dejen de estar en condiciones de ilegalidad, que no correspondía. Esto nos pone en una situación más parecida a lo que pasa en el resto del mundo”.

Por otro lado, anticipó que “en el Hospital El Cruce desde el ENyS ya estamos a punto de comenzar un nuevo servicio de control de calidad de los productos que contienen cannabis, tanto los hechos por los pacientes o los que se realizan en las cooperativas o asociaciones de autocultivo de la región”.

En la reglamentación, el Gobierno autorizó el autocultivo controlado de cannabis medicinal, al igual que el acceso de sus aceites y derivados en farmacias autorizadas. Con ello asegura “un acceso oportuno, seguro e inclusivo y protector de quienes requieren utilizar el cannabis como herramienta terapéutica”, según el Decreto. Y entre los requisitos dispuso la creación de un registro específico para usuarias y usuarios que cultivan cannabis para fines medicinales, terapéuticos y/o paliativos”. Además, “promueve la creación de una red de laboratorios públicos y privados asociados que garanticen el control de los derivados producidos”.