Hermanos y hermanas, conscientes de ser pecadores, dejémonos abrazar por el Padre bueno y celebremos su misericordia festejando la alegría del perdón. Amén