Jesús bueno, te pedimos la gracia de seguirte con una conversión sincera y sostenida, atenta a tu Palabra, como testimonio de la cercanía de tu Reino de paz, justicia y amor y bendícenos. Amén