Julio Ricardo Villa dejó huellas como jugador y como entrenador. Nació en Roque Pérez y marcó sus pasos en Florencio Varela. El campeón mundial habló con #DefensaDePrimera por la 97.7.

El jugador contó cómo fueron sus inicios en el fútbol. “Vivía en el campo, Roque Pérez es futbolero, tiene una liga importante. Después me fui para Quilmes y empecé a entrenar. A los 6 meses me tocó debutar en la A. Pero después Quilmes descendió y me tocó jugar también en la B metropolitana”.

Relató que “en el ’73 me voy a préstamo a San Martín de Tucumán. En la zona nuestra estaban River y San Lorenzo. A los dos les hice goles. Regresé a Quilmes y cuando empieza el Nacional del ’74 me llevó Atlético Tucumán que juntó la plata.”

Así pudo estar en los cimientos de la Copa del Mundo. “Menotti armó una selección del interior. De ahí vino mi contacto. Hasta el Mundial ’78 el Flaco fue muy coherente conmigo”, señaló.

Respecto a toda la experiencia del Mundial, le pesa la polémica. “Tenemos que cargar con el peso del problema político del ’78. Pero me parece equivocado mezclar la política con el deporte. Más allá de que la información no era clara ni lúcida, lo único que yo quería era salir campeón del mundo”.

Con humildad relata que había muchos “10” por entonces, por eso valora la decisión de Menotti al elegirlo. Y también recuerda el debut de Maradona cuando lo reemplazó. Para él, el mejor jugador del mundo.

“Pensar que Diego estaba sentado y yo jugaba me parece una exageración grandísima”. Y agrega “Es increíble que Argentina tenga sólo 2 títulos con la calidad de futbolistas que tiene”.

Escuchá la nota completa acá.