En el tercer y último día de su histórico viaje a Irak, el papa Francisco envió dos mensajes centrales para la pacificación y reconstrucción del convulsionado país de Medio Oriente: “resistir a la tentación de la venganza” y decir “no al terrorismo y a la instrumentalización de la religión” para hacer la guerra.

El Papa, quien ignoró todas las advertencias por la suba de casos de coronavirus y la escalada de atentados en las últimas semanas, cerró la primera visita de un pontífice en la historia del país, con un llamado a una “reconstrucción” que tenga en cuenta a las minorías, especialmente a la diezmada población cristiana, y que evite la “tentación de responder” a los ataques sufridos por el país a manos de potencias extranjeras y conflictos internos.