La provincia de Buenos Aires trabaja para el regreso a las clases presenciales el 1° de marzo. Será gradual y “con todos los protocolos”.

La ministra de Gobierno Teresa García sostuvo que “en todos los lugares del mundo, no solo en nuestro país, hay un reclamo de presencialidad de los chicos. Pero también hay enormes protocolos para el funcionamiento, en burbujas, con la mitad del aula”.

En ese sentido señaló que “si el virus se retrotrae y se avanza en la vacunación del personal docente, se puede avanzar en un esquema de presencialidad con todos los protocolos”.

Explicó que “el gobernador todas las semanas se reúne con el Ministerio de Salud para ver cómo está circulando el virus. Luego con el comité epidemiológico para hacer una presunción de circulación y crecimiento. Y finalmente con los intendentes”, afirmó. “Si todo esto funciona bien, con seguridad se harán experiencias de inicio con presencialidad, con todos los protocolos”, afirmó en declaraciones radiales.

Por su parte el gobernador Axel Kicillof anticipó que “el 1°de marzo estamos pensando en una presencialidad pero, como ocurre en todos los países del mundo, la presencialidad no es como la de antes”. Precisó que “se trabaja con menos alumnos, se desdoblan los grupos, se hace con la mayor ventilación posible”. Así, el gobierno bonaerense planea combinar clases en el aula y clases virtuales. “Se termina combinando presencialidad con virtualidad, pero de una manera distinta de lo que fue en 2020”, sostuvo.

“Estamos con un trabajo muy intenso para que haya alguna forma de presencialidad”, remarcó. Y dijo que está “cansado” de que le pidan que “vuelvan las clases” cuando nunca se suspendió el ciclo lectivo.

La opinión de los gremios

Los sindicatos que nuclean a los docentes coincidieron en exigir que se respete el derecho a la salud. Desde SUTEBA señalaron que “la presencialidad es fundamental, planificada, graduada, segura. No queremos una presencialidad forzada que vulnere el derecho a la salud”.

Por su parte UDOCBA señaló que “se puede volver a clases paulatinamente respetando los protocolos en los distritos donde se pueda empezar.”

En ambos casos, al igual que la CTERA, se sumaron a la campaña de vacunación para garantizar que el regreso a clases presenciales de sus afiliados sea seguro.