De la lectura fina de la reunión en Olivos entre Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, se puede inferir que la cuarentena se va a endurecer.

Aunque no hubo definiciones todavía en cuanto a la grilla del futuro aislamiento, hay quienes aseguran que “se vienen restricciones importantes, ya que en 20 días a este ritmo de contagios podrían colapsar las camas en Provincia”.

Lo más probable es el regreso a la fase 1. Pero esta decisión se pospuso para jueves o viernes, donde se espera un anuncio oficial del Presidente. Un dato relevante, es que se coincidió en la necesidad de aplicar “restricciones importantes” a la circulación en el área metropolitana de Buenos Aires  denominada AMBA, donde habitan más de 14 millones de habitantes.

En la reunión celebrada en las últimas horas, que duró más de dos horas, “se repasaron con preocupación los niveles de ocupación de camas de terapia intensiva, así como el crecimiento en la curva de infecciones tanto en la Capital Federal como en el conurbano bonaerense.

La preocupación principal es la ocupación de camas ante el alza de contagios. En el AMBA, la ocupación está “entre el 55 y el 60%, y las camas van ocupándose todos los días, un 2% por día”, contaron fuentes allegadas a la gobernación. Según los datos que manejan las primeras espadas de Kicillof, entre el 16 y el 20 de julio se terminarían las camas.

Fuentes bonaerenses expresaron que no hay que entusiasmarse con la disminución de contagios del fin de semana. “Baja un poco y hay menos gente que va a los servicios de salud, en los laboratorios y hay menos búsquedas activas”, reflexionaron desde el entorno del gobernador, quien está convencido de reforzar la cuarentena.

La cantidad de camas que incluye el sector público y privado de la provincia de Buenos Aires es de 25.682; 17.549 de ellas son de cuidados mínimos; 3.367 de cuidados medios y 4.946 de cuidados intensivos. En la Ciudad el panorama es distinto. La cantidad de camas de terapia intensiva llegan a 400 en el sector público, con una ocupación en el día de hoy de 172 camas, lo que representa el 43 por ciento. Cuenta con 1500 plazas de terapia intensiva pero sólo 400 están destinadas al COVID, y el resto son utilizadas para otras afecciones.

La posición de Axel Kicillof apunta a endurecer la cuarenta para evitar un colapso sanitario. “Los casos suben todos los días y la ocupación de camas de terapia también. Si seguimos con esta proyección en 20 o 25 días no vamos a poder internar a más gente”, señalaron desde el ministerio de salud que conduce Daniel Gollán.

“Si no se hace un freno en la circulación, va a aumentar la cantidad de casos. Hay que reducir la circulación y es lo que más importante para poner un freno en los contagios.   

La reunión en Olivos alcanzó picos de tensión en términos de intercambio de experiencias sanitarias. Mientras Kicillof reclamó decretar medidas más restrictivas de inmediato, Larreta planteó seguir la evolución de la curva y el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva hasta el jueves antes de tomar una decisión. El eventual regreso del AMBA a fase 1 implicaría desde el cierre de comercios hasta la suspensión de paseos familiares. Pero la definición del formato y de las actividades que volverán a suspenderse dependerá de la decisión del Presidente quien deberá prorrogar una nueva fase del aislamiento social preventivo y obligatorio, que vence el próximo domingo. La moneda está en el aire.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas