En el marco de la pandemia y a punto de colapsar el sistema sanitario, en la localidad de Ituzaingó nacieron trillizos.

El Director de tocoginecología del Sanatorio del Oeste, Lacides Machado, contó que es su segundo parto múltiple. E primero fue unos 20 años atrás, cuando era residente. “Con el advenimiento de la ecografía endovaginal se ha podido determinar los embarazos con bastante tiempo de antelación. Nosotros tenemos esa tecnología y en la sexta semana ya podemos determinar vitalidad fetal, determinar si el embarazo es de uno, dos o tres. En este caso el diagnóstico fue casi a las 8 semanas”

“Fue una sorpresa triple para la mamá que ya tenía dos hijos. Vino a la consulta y ese mismo día le hicimos la ecografía y bueno, fue una triple sorpresa”.

Melina, la mamá de trillizos Lucas, Simón y Joaquín, transcurrió el embarazo con los controles correspondientes y con los máximos cuidados debido a la pandemia.

Dentro de Sanatorio llevan a la práctica lo que se denomina “parto respetado”. “Tiene que ver  básicamente, con lo que la pareja, la mujer quiere que suceda ese día. Nosotros hablamos en general de nacimientos respetados, ya sea por parto normal o por cesárea. Tiene que ver con que el bebé tenga contacto inmediato con la mamá, y otras cosas, como que el papá este presente. Durante la pandemia ajustamos todos los protocolos para que esto siguiera pasando” explicó Machado.

Los bebés pesaron dos kilos cada uno. “Eran seis kilos de bebés en la panza, la mamá estaba que explotaba. Era la semana 33/34, fueron bebés prematuros. Y ahí viene la parte de respetados; porque nosotros tenemos la tecnología y el recurso humano para que cada bebé fuera recibido por un neonatólogo acompañado por el papá. Y se pudo dar en las tres circunstancias.”

Los pequeños aún están sin el alta, pero en excelente estado de salud, en incubadoras de última generación. La mamá y el papá tienen entrada permanente a neonatología.

Por su parte el Director Médico, Christian Remolif, aseguró que es la primera vez que se da en el Sanatorio un nacimiento de trillizos. “Estamos muy contentos por la familia y muy orgullosos por el trabajo del equipo de toda el área materno infantil.”

“Es un desafío enorme en ese momento poder dar respuesta a la población en una situación tan linda y tan especial para una familia. Poder entregarles la misma calidad de trabajo con la seguridad que requiere una atención de los neonatos, en una situación tan difícil en la que se aseguran todas las normas de seguridad para llegar al mejor resultado” agregó.