Tiene el carácter de obligatoria y su principal objetivo es que todos puedan acceder a los servicios de comunicaciones móviles, telefonía fija, internet y tv por suscripción.