El intendente Andrés Watson firmó 75 escrituras de grupos familiares provenientes de diferentes barrios del distrito. El acto se desarrolló en el Parque Recreativo, Cultural y Deportivo municipal.

Tras la certificación los vecinos y vecinas iniciaron el proceso para acreditar la posesión de sus hogares, convirtiéndose en los legítimos dueños de sus viviendas.

“Sabemos el valor de cumplir un objetivo importante para todas las familias. Se trata de un esfuerzo colectivo que, en muchos casos, representa un legado a futuro”, afirmó Watson.

Posteriormente, remarcó el trabajo articulado del Municipio con los diferentes organismos del gobierno provincial para lograr la ejecución de 3200 trámites hasta la actualidad. Del total de escrituras firmadas en esta oportunidad, 30 fueron originadas por el Instituto de la Vivienda; 42 mediante la Ley Provincial Nº 10.830 y los dos restantes corresponden a la Ley Nº11622.

Sin la colaboración mutua entre ambos organismos sería muy difícil llevar adelante la misión que nos encomendó el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Una tarea ardua que realizamos con satisfacción por contribuir con la ciudadanía”, detalló la directora en el Escribanía General de Gobierno de la Provincia, Claudia Defelitto.

Varelenses oriundos de Villa Hudson, Santa Rosa, Villa Vatteone, El Parque. También de Luján, Zeballos, KM26.700, Villa Cirio, Villa Esther, Villa Aurora, San Nicolás. Y de Santa Ana, Martín Fierro, 5 de Enero y La Carolina. Todos cumplieron su sueño. María Alejandra Pérez recibió la noticia con cierta incredulidad. Comenzó la gestión correspondiente junto a su marido, Claudio, en 2018.

“Cuando llamaron por teléfono para confirmar que teníamos los papeles no lo podíamos creer. Fue un plazo prudente y por suerte el tiempo pasó rápido”, describió.

“Hoy me siento el verdadero dueño de casa”, enfatizó Mario Díaz quien reveló padecer “complicaciones económicas que impedían alcanzar esta meta”. “Afortunadamente, recibimos una ayuda importante desde el Estado y ahora podemos disfrutar de nuestro hogar”, subrayó el hombre que llegó a Florencio Varela en 1989.