A pesar de que hoy la India es el epicentro de la pandemia con imágenes de cadáveres quemándose en las calles, la argentina Frunny Capelletti se siente feliz de estar allá. Viajó para quedarse unos meses y el mundo se paralizó. Para ella, es una bendición.

La joven está al norte, a unas 4 horas en auto de Nueva Delhi. Contó que viajó por 3 o 6 meses “para estudiar yoga, meditación, para profundizar en mi práctica espiritual y me encontré con la cuarentena. Así que estoy hace 14 meses acá, pero estuve viajando por toda la India”.

“Estoy muy bien, durante toda la cuarentena me sentí bendecida de estar acá. Con gente que está en la misma vibración, ahora sí con restricciones pero me siento muy bien”, relató.

Frunny es consciente de lo que hoy ve el mundo. “Sé que los contagios están aumentando, es mayor en las ciudades”, explicó en #BienestarYOtrasYerbas. “Acá está bastante controlado dentro de todo. Tengo un par de amigos que fueron al hospital y no estaba para nada colapsado. Los atendieron rápido y gratis, están conformes”.

“Yo estoy rodeada de montañas, el Ganges, naturaleza abierta, veo el pasto, la arena, toco las piedras. Para mí esa es la gran diferencia entre vivir en la ciudad”, expresó.

La Argentina dijo que hace 20 días está intentando viajar a EEUU porque allá está su familia. “El tema es que en diciembre me encontré con un perrito que estaba a punto de morirse y lo adopté. Es mi familia, así que no puedo viajar porque no lo voy a dejar”, finalizó.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA ACÁ