La Delegación Mar del Plata del Instituto Nacional contra la
Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) expresó su rechazo a la resolución del juez Alfredo López por “judicializar la soberanía sexual”.

El juez hizo lugar a una medida cautelar que pedía la suspensión de la Ley 27.610 al considerar que la norma viola la obligación internacional del Estado argentino de proteger la vida desde la concepción.

De esta forma, el magistrado ordenó la suspensión cautelar tanto de la Ley 27.610 de Interrupción Voluntaria del Embarazo como del “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”, aprobado a fines de 2019 por el Poder
Ejecutivo Nacional.

“Desde INADI creemos que esta judicialización de la soberanía sexual es
una reacción claramente antidemocrática y conservadora, que atenta contra los DDHH de las personas gestantes”, señalan.


“La realidad es que luego de mucho debate y movilización, el cuerpo legislativo nacional asumió el debate, y junto a la mayoría de la sociedad, decidió reconocer el derecho a abortar”.

“Perdida esta disputa democrática, continúa el comunicado, que los sectores antiderechos vayan al poder judicial a seguir allí su disputa política y social, es algo muy desalentador para el estado de derecho. Los intentos de los sectores conservadores para frenar la aplicación de esta ley con recursos de amparo para que sea declarada inconstitucional, vienen fracasando en
todo el país”.

Hasta el momento se presentaron 29 recursos de este tipo en diferentes provincias y fueros (federal y provincial), y 18 ya fueron rechazados.

“Nos preocupa que en nuestra ciudad se dé lugar a esta posición minoritaria y antidemocrática. Ojalá los tribunales no sigan acompañando estas iniciativas jurídicas antifeministas”, finalizan.