La titular de la empresa pública remarcó que el problema del servicio de agua es económico.

“El macrismo dejó a la Argentina en una situación muy difícil. Siempre digo que es mucho más fácil destruir que construir, pero ellos se la pasaron destruyendo todo”, afirmó Galmarini sobre la gestión anterior.

La presidenta de AySa confirmó que las tarifas “son impagables, no están bien” pero que “el problema no es tarifario, sino económico”.

“Primero hay que resolver la economía para que haya trabajo y que la gente tenga cómo pagarlas”, concluyó Galmarini.