Se encuentra internado en grave estado tras ser atacado en el partido de Avellaneda. Joel lucha por su vida en el Sanatorio Güemes del barrio porteño de Palermo. Entre los detenidos se encontraría un policía.

El hecho tuvo lugar este sábado por la madrugada cuando Joel se encontraba junto a sus amigos en la puerta de su casa del mencionado partido. En ese momento, una patota de al menos siete personas, de entre 18 y 35 años, se acercó al lugar.

“Llegaron con palos, botellas y piedras. Los chicos salieron corriendo para un lado y Joel quedó solo, y fue ahí cuando comenzaron a golpearlo”, relató Fernanda, tía del menor, quien dialogó con amigos de su sobrino y vecinos de la zona donde ocurrió el ataque.

En declaraciones periodísticas, la tía del agredido dijo: “Mi sobrino pudo escapar pero a las dos cuadras, en Yapeyú y Helguera, lo agarraron y lo volvieron a golpear”. Además, señaló que aquella tarde Joel fue a jugar a la pelota con los amigos a una plaza y habían discutido con otro grupo de jóvenes. “Fue una pelea pequeña, pero uno de los jóvenes les dijo: ‘vamos a volver’”, aseguró.

Tras la agresión, los médicos que lo atendieron le dijeron a la madre que el menor “había ingresado hemodinámicamente inestable”. “Lo dejaron muerto en la calle”, sostuvo la mujer, al tiempo que aclaró que “era la primera vez que los veían” y que “eran hombres más grandes” los que comenzaron con la agresión. “Eran tipos grandes, no les importó la vida de una criatura”, completó la madre.

La causa está caratulada como “tentativa de homicidio” y por el hecho hay siete personas detenidas.