Los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa fueron acusados de una supuesta defraudación en su empresas en relación al impuesto a la transferencia de combustibles líquidos y en perjuicio del Estado. El alegato final está previsto para el 23 de septiembre.