Antonio Sequeira, presidente de la Asociación Amigos de la Historia de Florencio Varela, compartió recuerdos y remembranzas al cumplirse 130 años de su fundación.

El reconocido varelense formó parte de la Asociación Civil Mi pueblo y de las Sociedades de Fomento de Villa Vatteone y Villa San Luis. Recordó la semblanza de aquel pequeño pueblo tranquilo, con un sector rural dedicado al “cultivo de verduras, flores, hornos de ladrillos y algún criadero de aves”. Y un área más céntrica donde vivían “empleados que viajaban a Capital a trabajar”.

Antonio señaló el notable crecimiento del distrito y con emoción detalló: “Yo soy de la época en que todas las calles eran de tierra, pero ya era muy lindo Florencio Varela”.

Sequeira relató historias de su infancia en Villa San Luis, donde convivían diferentes colectividades; portugueses, italianos, españoles y japoneses.

“Venían de distintos lugares pero tenían algo en común, trabajar juntos para conformar una entidad que nucleara al barrio”, destacó. 

Finalmente, el vecino instó a toda la población a conocer la ciudad en profundidad, sus orígenes y memorias. “Si no sabemos de dónde venimos, no podemos saber a dónde vamos”, concluyó.