Ofelia Bacigalupo, vecina varelense, cosió por más de 30 años vestidos de novias y madrinas. En el marco de los festejos por el 130° aniversario del distrito revivió momentos, lugares y recuerdos.

Comienza su relato contando, “vine a vivir Varela a mis dos años, soy varelense”. “De chiquita siempre me gustaba coser, de joven mi mamá me mandó a estudiar, y cuando me casé tuve a mi hija y me dediqué a eso”.

Es así que, esta vecina de Varela confeccionó por más de 30 años vestidos a novias y madrinas de la ciudad. Su taller –en su casa de la calle Vélez Sarsfield- fue visitado por cientos mujeres que buscaban aquella prenda tan especial, que recordarían el resto de sus vidas.

Al evocar su niñez, Ofelia rememora “vivía frente a AGFA que era todo campo, y cuando teníamos que hacer los mandados con mi hermano, caminábamos hasta la avenida San Martín que era donde estaban los negocios”. “La escuela primaria la hice en el Sagrado Corazón y estudié Corte y Confección al lado de la Escuela N°11”, recuerda.

“Cuando tenía 15 años, íbamos a bailar al club Defensa, las mejoras orquestas de tango y jazz venían a Varela”, agrega.

Finalmente, ya por la década del ´90, la costurera de las novias conoció un nuevo interés dentro de su oficio, los disfraces para niños. “En mi local llegamos a tener 2000 trajes”, revela.