La decisión allana el camino para la distribución de cientos de millones de dosis a países desfavorecidos, privados hasta ahora de inmunización.