Un estudio publicado por The Lancet Psychiatry analizó los expedientes electrónicos de 200 mil pacientes afectados por coronavirus. Concluyó que el 34% presentó esas secuelas en los seis meses siguientes a la infección.

Una de cada tres personas que superan el coronavirus tienen al menos un diagnóstico por problemas neurológicos o psiquiátricos en los seis meses posteriores. Lo revela el mayor estudio realizado hasta ahora que analizó historias clínicas de pacientes recuperados de Covid-19.

La ansiedad (17%) y alteraciones del humor (14%) son los diagnósticos más frecuentes, según el estudio publicado en la revista especializada The Lancet Psychiatry.

La incidencia de problemas neurológicos como las hemorragias cerebrales (0,6%), accidentes vasculares cerebrales (2,1%) y demencia (0,7%) es globalmente inferior. Pero el riesgo es en general más alto entre pacientes que estuvieron gravemente enfermos de Covid-19.

Paul Harrison, autor del estudio, dijo que el riesgo individual de estos problemas es bajo. Pero el efecto puede ser “considerable” para los sistemas de salud debido a la amplitud de la pandemia.

Muchos de estos problemas son “crónicos”, sostuvo Harrison, quien abogó por dotar a los sistemas sanitarios con recursos para “hacer frente a las necesidades”.

El estudio analizó los expedientes de salud electrónicos de 236.379 pacientes afectados por coronavirus. Concluyó que el 34% tuvo un diagnóstico de enfermedad neurológica o psiquiátrica en los seis meses siguientes a la infección. Para el 13% de las personas, se trataba del primer diagnóstico neurológico o psiquiátrico.

El riesgo de desarrollar problemas a largo plazo crece en los pacientes hospitalizados por Covid-19 severo. El 46% de los que estuvieron en reanimación registraron problemas neurológicos o psiquiátricos seis meses después de estar infectados.