Los 285 casos de contagiados de coronavirus registrados ayer, representan la mayor cifra para un día desde que comenzó la pandemia y los especialistas los vinculan a que el virus está circulando en el AMBA.

Las semanas que se avecinan son decisivas para mantener en alto las banderas de la lucha contra el virus. El pico del contagio está por llegar.

Los expertos calculan como fecha tentativa entre fines de este mes y principios de junio.

El que puso la firma con este pronóstico es Fernán Quirós, el ministro de Salud porteño.

La fase cuatro de la cuarentena, hasta ahora la más light, será la prueba de fuego sobre qué tan cuidadosos fuimos los ciudadanos en mantener los protocolos de seguridad.

La calle está diciendo que hay mucha más gente pisando el asfalto. Pero también hay que reconocer, que la mayoría tiene su tapabocas y guarda las distancias con sus semejantes.

La gran preocupación está centrada en las villas de capital federal y las de la Provincia, territorios ambos donde el virus se maneja como pez en el agua.

Son las zonas del AMBA, donde está puesta la lupa de las autoridades.
Axel Kicillof lo primero que reconoció que “sería terrible” la extensión de contagios de coronavirus en los 1800 asentamientos que existen en la provincia de Buenos Aires .

En ese territorio hay luces rojas que se encienden en villas de Lanús, Quilmes y Vicente López donde se detectaron casos. Si bien es cierto que estos contagios, por ahora son aislados, el gobierno provincial salió a hacer testeos masivos en tres barriadas populares.

Realizó un total de diez mil muestras en los barrios La Paz en Quilmes, Los Amigos y Vicente Cabral, en el distrito de San Vicente. De los operativos, por ahora no se encontró un solo caso positivo.

No obstante, el gobernador ratificó así que mantendrá férreos controles en los 40 municipios del Gran Buenos Aires, ante el temor de que el virus se expanda sin control entre los asentamientos más pobres.

El 60 por ciento de los habitantes de los 1800 asentamientos de la provincia están por debajo de la línea de pobreza, recordó Kicillof.

La situación en las villas de emergencia es la que más preocupa al gobernador, que quiere evitar contagios masivos como los registrados en los asentamientos porteños.

Un escenario similar al de la villa 31 de Retiro, en la Provincia sería terrible, reconocen en el entorno del ministro de Salud, Daniel Gollán.

Kicillof se mostraba muy reticente a ablandar la cuarentena, teniendo en cuenta que la provincia de Buenos Aires es el distrito con más contagios de todo el país.

Tiene 2112 enfermos confirmados. Quilmes y Vicente López van a la cabeza del ranking, pero el virus se expande con alta capacidad en todo el conurbano.

Los jefes comunales del Gran Buenos Aires están preocupados, principalmente los de la tercera sección electoral, la más poblada de GBA.

Estos alcaldes, fueron los primeros en marcar su preocupación respecto de las medidas anunciadas por el gobierno de la ciudad autónoma en lo que respecta a la apertura de comercios.

La mayor inquietud es que una movida de esas en el AMBA, implica mayor movilidad teniendo en cuenta que muchos trabajadores de esos comercios residen en el Gran Buenos Aires.

Una mayor circulación comunitaria del virus puede reducir la capacidad de control sobre la tasa de contagio, es lo que advirtieron los alcaldes de esas zonas populosas.

“Hasta que la provincia defina por decreto una nueva modalidad en el aislamiento, todas las medidas actuales continúan vigentes”, se pusieron de acuerdo los intendentes de Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Cañuelas, Esteban Echeverría, Ensenada, Ezeiza, Florencio Varela, Lomas de Zamora, La Matanza, Presidente Perón, Quilmes, Punta Indio y San Vicente.

El criterio general es no ablandar ninguna restricción de aperturas de comercios y actividades productivas ni se permitirán nuevas excepciones de circulación.

Una hipótesis en la que coinciden todos los especialistas es que tiene cierta lógica que el principal contagio se haya dado en el Barrio 31, cercano a la Recoleta y otras zonas habitadas por personas que viajaron.

Por supuesto sugieren que un número de personas humildes fueron obligadas a trabajar, principalmente en el servicio doméstico, y eso produjo, aunque con cierta demora, el contacto que llevó a los contagios.

Un dato que podría robustecer esa teoría es que el intendente de San Martín, Fernando Moreira, reveló que no registran un crecimiento de casos en las villas de ese distrito, uno de los que más barrios humildes tiene y uno de los que también tiene más contagios.

Hubo un brote en el Hospital Belgrano, en un geriátrico y en una clínica, pero en las últimas semanas no hay un crecimiento sostenido. En San Martín se está aplicando el plan Detectar, firmado por el gobernador Axel Kicillof, y que es similar a lo que se hace en el 31 y en la 1-11-14, casa por casa.

El plan Detectar consiste en que personal de la Ciudad y de Nación visitan casa por casa; preguntan por síntomas y si estuvieron en contacto con personas que viajaron o que podrían haber dado positivo. A esas personas se les hace el test y, además, se las aísla, por ahora en hoteles, casas y centros vinculados a las iglesias.

Además se le toman los datos a todos los que viven en la misma casa, de manera de tener un registro de los contactos estrechos. En 48 horas, aunque a veces en el mismo día, se sabe si el test es positivo.

El gobernador marcó la cancha al dar cuenta que solo se abrirán las 18 ramas de industrias comprendidas en el decreto presidencial 450, más comercios pequeños de cercanía.

Pero afirmó que no habilitarán grandes cadenas comerciales, galerías a cielo abierto ni shoppings en el AMBA. En el interior de la provincia, es otra la historia, ya que se redujo el contagio de modo eficaz y en muchos conglomerados no hay infectados.

En la provincia las industrias autorizadas solo pueden abrir siempre que las empresas aseguren el transporte de sus empleados. El decreto provincial 450 autorizó 18 actividades industriales.

En cuanto a las salidas recreativas siguen prohibidas, pero los chicos pueden acompañar a los adultos a las compras de proximidad.

El temor en lo más alto del poder por estas horas, es si la desesperación por el bolsillo saca a la gente a la calle, la nueva fase sanitaria se saldrá de control y se desbordará lo que hasta aquí se ha logrado.

Entonces el presidente Fernández pasará a ser atacado por incorporarse al club de países que apilan cadáveres y, a la vez, lo señalarán por haberse cargado a la economía “para nada”.

Lo mismo podría ocurrir con el gobernador. No parece que eso vaya a suceder, pero para eso, no hay que salir a buscar el virus.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

COMPARTIMOS LA COLUMNA COMPLETA:

La nota fue realizada en el programa de radio “Entre amigos” (red de radios), que conducen Nando Rodriguez y Roberto Zarlenga, acompañados por Eduardo Anguita, Gustavo Rachid, Gustavo Marangoni, Jorge Joury, Gustavo Talavan y Enrique Maldini con gran equipo de producción y coordinación.

El programa se emite por: Late 93.1 (Puerto Madero) Radio El Sol AM 1450 (Puerto Madero) FM Sur 88.9 ( Quilmes ) 97.7 Estacion sur y 105.1 de lomas