Lo descubrió un equipo de paleontólogos de la Fundación Azara y el CONICET. Hallaron en la región pampeana restos fósiles de los últimos teratornos sudamericanos, el ave voladora de mayor tamaño conocida hasta el momento. Habitaron hace 25 millones de años y se extinguieron hace 12 mil.

“Los primeros teratornos se encontraron en 1909 en Rancho La Brea, Estados Unidos”, contó el paleongólogo Marcos Cenizo en #APesarDeTodo. “Es un lugar donde hay muchos pozos asfálticos que funcionaban como trampas. Los animales que iban a beber morían empantanados, y los carroñeros también quedaban empantanados. Es un lugar único con una cantidad enorme de fósiles. Eran de un tamaño un poco mayor al de un cóndor actual, una de las aves voladoras más grandes del mundo”.

El investigador relató que “luego, en la década del 80 en la provincia de La Pampa, un paleontólogo argentino encontró un teratorno descomunal, de casi 70 kilos, con una envergadura de alas próxima a los 6, 7 metros. El Argentavis magnificiens es el ave más grande y más pesada que se conoce en el mundo, vivieron hace unos 5 millones de años”.

Explicó que “la novedad de esta investigación es que pudimos determinar que existieron en América del Sur hasta hace unos miles de años. Es decir, sobrevivieron pero no los habíamos podido identificar”.

Acerca de la importancia del descubrimiento, detalló que “implica también un estudio de las aves carroñeras de América del Norte y del Sur para determinar el factor ecológico. Cómo influyeron los cambios climáticos. Conocer cómo evolucionaron los ecosistemas es importante para adelantarnos a muchos problemas de hoy y cómo se pueden mitigar”.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA ACÁ