“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina ha anunciado la muerte de su amado esposo”, indicó la monarquía británica y añadió que el príncipe “falleció pacíficamente en el Castillo de Windsor”. Estuvo casado con la reina Isabel II durante más de 70 años.